La VoZ digital | El Trastorno de despersonalización que afecta a una joven londinense

2017-07-26 | 19:45

Salud

El Trastorno de despersonalización que afecta a una joven londinense
103



  •  


Un raro y duro trastorno

LONDRES: Dodie Clark es una joven de 22 años que sufre de un trastormo mental poco común: el trastorno de despersonalización. Llamado trastorno de desrealización. Se trata de un desorden que hace que Dodie sienta que no forma parte realmente de su vida, como si su cuerpo estuviera disociado del ambiente y la realidad que lo rodea.

Clack vive en Londres y procura todos los días llevar una vida  normal. Sin embargo, le cuesta. 

Esta enfermedad mental puede causar una depresión severa, a medida que sus emociones, su empatía y su bienestar desaparecen y le ceden el paso al desapego y al distanciamiento de la vida cotidiana.
Este trastorno es un tipo de desorden mental disociativo, es decir, altera la percepción de la realidad que tiene una persona.
"Me dio depresión y ansiedad"
Clark describe su condició de la sigiuente manera: "Noté que empezaba a tener pensamientos suicidas y ahí fue cuando pensé que necesitaba ayuda", le dijo a la BBC.
Se desconoce qué es lo que causa exactamente esta enfermedad mental, contra la que Dodie lucha desde hace dos años.
Dodie Clark, joven londinense que sufre trastorno de despersonalización

Pero según información del sistema británico de salud pública, el NHS, la mayoría de la gente que sufre un trastorno disociativo experimentó en la infancia un evento traumático. Se "disocian" de la realidad para sobrellevar ese trauma.

Con frecuencia ese trauma se debe al abuso físico, sexual o emocional durante la infancia, pero algunas personas pueden "disociarse" tras experiencias de guerra, secuestro o un procedimiento médico invasivo.

Esa sensación de estar desconectado de uno mismo o del mundo puede ser extremadamente estresante y puede afectar significativamente el trabajo y la vida personal de un individuo.

Según el NHS, disociarse es un mecanismo de defensa normal para sobrellevar un momento traumático. Es una especie de negación, como decir "esto no me está pasando a mi".

Pero se vuelve disfuncional cuando el ambiente ya no es traumático y la persona sigue comportándose como si lo fuera, como si la persona no hubiera procesado el evento que causa el trauma.

Las personas pueden desarrollar este trastorno a cualquier edad, según el NHS, sin necesidad de que haya una lesión cerebral u otra enfermedad subyacente. "Resulta de la adaptación del cerebro a una infancia difícil".