La VoZ digital | Jane Fonda confiesa que ha tenido "fantasías" con Robert Redford

2017-09-04 | 10:22

Venecia

Jane Fonda confiesa que ha tenido "fantasías" con Robert Redford
103



  •  


Gentileza. Gentileza.
Dos leyendas del cine, Robert Redford y Jane Fonda, una de las parejas más amadas del cine, han conquistado Venecia con «Nosotros en la noche», una película romántica, tierna y conmovedora, un canto al amor maduro que lanza, además, un mensaje de esperanza. Aclamados por el público y la prensa, Redford, 81 años, y Fonda, 79, recibieron anoche el León de oro a la carrera. Ambos poseen aún la dote misteriosa y peculiar de las estrellas, que transmiten en la pantalla y ante el público. En plena forma, con humor e ironía, se presentaron ante la prensa. «Él besa muy bien, como hace veinte años. No niego haber tenido fantasías con él», admitió la actriz. «No lo sabía. ¿Y lo tienes que decir aquí en público?», prosiguió él en una contagiosa complicidad.

Cincuenta años después del estreno de «Descalzos por el parque», ahora con «Nosotros en la noche», de Ritesh Batra, distribuida por la plataforma Netflix, los dos grandes actores, que trabajaron juntos en cuatro películas, cierran un ciclo: «Esta película corona nuestro trabajo. Hemos comenzado juntos, terminamos juntos. Interpretamos aquella pareja joven, enamorada y recién casada; y ahora el amor y el sexo de una preja mayor. Aunque en mi opinión Ritesh (el director) cortó la escena de sexo demasiado pronto», dijo Jane Fonda enre las carcajadas de los periodistas.

Basada en la novela de Kent Aruf, la película comienza cuando la viuda Addie Moore (Fonda) se presenta por sorpresa en casa de su vecino, el viudo Louis Waters (Redford), sin apenas relación hasta entonces: «Qué te parecería si durmiéramos juntos. No es una cuestión de sexo. Superar a noche es lo peor». Louis, tras darse un tiempo, acepta. En la penumbra de la noche, sacan a la luz sus historias de una vida. Redford explicó que hay tres razones que le llevaron a producir esta película: «En primer lugar porque la industria cinematográfica se dedica más a los jóvenes y menos a los adultos; la segunda razón es que las historias de amor tendrán siempre vida; y, finalmente, porque quería hacer otra película con Jane antes de morir».

 

Preguntado por la realidad americana, Redford no quiso entrar en consideraciones políticas, pero sí hizo una llamada a la «responsabilidad»: «Si nos preocupamos de las generaciones futuras, de nuestros hijos, tenemos la responsabilidad de salvar el planeta». Jane Fonda también hizo hincapié en la necesidad de «salvar el planeta y tratar de evitar el desastre climático».

Fonda, locuaz y divertida, se adentró en explicar cómo cambia el amor con el paso del tiempo: «El amor no cambia con la vejez, aumenta. En primer lugar, no tenemos nada que perder, tenemos más coraje. Conoces mejor el propio cuerpo, no hay problema en solicitar lo que necesitas. El sexo no lo vemos en esta película. Pero es maravilloso desear todavía la vida sexual».

Redford se mostró más reflexivo, haciendo varias referencias al argumento de la película: «Quiero decir una cosa sobre el envejecimiento. Cuando se es joven no se piensa que se puede envejecer; sencillamente, aprovechas todas las oportunidades de la vida, sin pensar más allá. A nivel personal, cuando era joven, muy atlético, me podía mover donde quería y no pensaba nada más. Después te das cuenta de que debes estar atento cuando te mueves, encuentro esto muy difícil de gestionar. Pero, si no estás atento, hay consecuencias. Y cuando envejeces debes renunciar a cosas que ni pensabas cuando eras joven. Hay una serie de restricciones, de limitaciones, lo que es triste en cierta medida».

Redford Jane Fonda dejan en Venecia una imagen de pareja del cine inoxidable, eterna.

 

ABC.ES