La VoZ digital | Por supuesta tortura contra reclusos Fiscal de Derechos Humanos se constituyó en Emboscada

2018-01-16 | 14:33

Tortura en Emboscada

Por supuesta tortura contra reclusos Fiscal de Derechos Humanos se constituyó en Emboscada
103



  •  


Gentileza Gentileza
Este martes, la agente fiscal Liliana Zayas Guggiari de la Unidad Especializada en Hechos Punibles contra los Derechos Humanos, en el marco de causas que investiga sobre presuntos ilícitos de tortura y lesión corporal grave en ejercicio de funciones públicas, del cual resultaron víctimas los privados de libertad Kaled Yamil Echagüe Riveros (causa 01/18) y Gastón Maximiliano Colman Lesme, (causa 03/18), se constituyó en la penitenciaria de Emboscada, conforme lo establecido por el mandamiento dictado por el juez de Garantías de turno Gustavo Amarilla Arnica.

Del procedimiento participaron asistentes fiscales, personal de Laboratorio Forense del Ministerio Público, y personal policial especializado a cargo del comisario César Silguero.

En el lugar, los intervinientes inspeccionaron distintas dependencias de la penitenciaría tales como: área administrativa, casilleros de los agentes penitenciarios, armas y otros elementos utilizados regularmente por los funcionarios del penal.

Asimismo, colectaron evidencias, como ser: un cable grueso de color negro de aproximadamente 50 cm de largo y tres “tipo garrote” hechos de material duro que tenían en la punta de cada uno cables finos. Igualmente tomaron muestras del interior de las celdas denominadas “de aislamiento” y copia de las imágenes y grabaciones de las cámaras de seguridad del interior del establecimiento.

Refieren los antecedentes que, la investigación corresponde a hechos presuntamente ocurridos el 1 y 7 de enero del 2018, en el interior de la penitenciaría, específicamente en las zonas destinadas al aislamiento de los privados de libertad, pabellones alta A y C.

En el sitio se habría suscitado incidentes entre agentes penitenciarios y las víctimas, quienes presuntamente sufrieron lesiones en el rostro y distintas partes del cuerpo. Como consecuencias de lo supuestamente acontecido, Gastón Maximiliano Colman Lesme fue sometido a cirugías y perdió el ojo del lado derecho; éstas heridas presuntamente fueron producto de disparos con armas de fuego y algún elemento contundente.