La VoZ digital | Cuartel no está para corregir adicciones y otros defectos sociales, afirma el General retirado Carlos Liseras

2018-02-09 | 15:32

Servicio Militar Obligatorio

Cuartel no está para corregir adicciones y otros defectos sociales, afirma el General retirado Carlos Liseras
103



  •  


Gentileza Gentileza
"Hay un concepto equivocado de que el cuartel está para corregir adicciones y otros defectos", mencionó el General retirado Carlos Liseras, y sostuvo que existe todo un problema estructura que impide que en nuestro país se cumpla con la ley que establece el servicio militar obligatorio (SMO).

Resultado de imagen para carlos liseras

Hizo referencia en primer término a la falta de presupuesto para incluir a todos los jóvenes que cumplen los 18 años de edad y por ende deben prestar el servicio.

“El Congreso Nacional solamente establece 5.000 vacancias por año y nosotros tenemos aproximadamente entre 80.000 y 100.000 jóvenes que llegan a la edad de 18 años, en síntesis, no existe un presupuesto como para que abarque a todos los jóvenes que cumplen 18 años, y tampoco tenemos un servicio social sustitutivo”, expuso.

Liseras mencionó asimismo que en cuanto al aspecto social existe un concepto equivocado al pensar que un cuartel puede ser utilizado para educar a un joven que tiene problemas con drogas u otro tipo de personas marginales.

“Ocurre que ninguno de los oficiales está preparado para atender ese tipo de casos, de gente con adicciones”, sentenció, a la vez de acotar que por el rigor del entrenamiento este solo es apto para gente apta y preparada.

Sostuvo además que dicha actitud de enviar solo “lo peor” de la sociedad al ejército, constituye una de las más grandes falencias que se da hoy en Paraguay en materia de defensa nacional.

Para el militar en situación de retiro, la raíz del problema se registra en la misma la misma normativa que se sancionó en el Parlamento.

En ese sentido criticó a los legisladores por aprobar una ley ambigua, que por un lado contempla el servicio militar obligatorio y por el otro, la objeción de conciencia, sin que se delimiten debidamente los servicios sustitutivos.

 

 

Fuente: 1000 a.m.