La VoZ digital | Restos de Chiquitunga viajan a Roma para seguir proceso de beatificación

2018-03-24 | 13:50

Beata Paraguaya

Restos de Chiquitunga viajan a Roma para seguir proceso de beatificación
103



  •  


Gentileza Gentileza
El postulador general de las Causas de los Santos Carmelitas ante la Santa Sede, Romano Gambalunga, abandonó hoy Asunción rumbo a Italia con los restos óseos de la carmelita paraguaya María Felicia de Jesús Sacramentado, conocida como “Chiquitunga”, para seguir con el proceso de beatificación.

Gambalunga, quien permaneció unos días en Paraguay para gestionar la ceremonia de beatificación, llevará la urna a Roma, donde los huesos de la futura beata recibirán un tratamiento de conservación, según informaron hoy los medios locales.

Los restos de “Chiquitunga” regresarán a Paraguay en junio, antes de la misa de beatificación, prevista para el 23 de ese mes en el estadio General Pablo Rojas, del club Cerro Porteño, en Asunción.

Durante su estancia en el país, el padre carmelita se reunió con el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, para solicitarle que declare de interés nacional la jornada de beatificación, una petición a la que el mandatario accedió.

La beatificación de “Chiquitunga” se oficializará el 23 de junio, tras la aprobación este mes del decreto firmado por el papa Francisco, que reconocía el milagro requerido para finalizar el proceso que la convertirá en la primera beata de Paraguay.

La jerarquía católica paraguaya organiza desde entonces un masivo acto en el estadio del club Cerro Porteño, conocido como la “Nueva Olla”, en Asunción, donde ese día se prevé una asistencia de 60.000 personas.

El prefecto de la Congregación de la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato, estará presente en la ceremonia como representante del pontífice, según explicó Gambalunga esta semana.

Amato leerá en esa misa la carta apostólica del papa Francisco por la que “Chiquitunga” queda inscrita en la lista de beatos, con la que se oficializará su beatificación.

El milagro que se le atribuye a “Chiquitunga” es su intercesión en la recuperación de los signos vitales de un recién nacido paraguayo, que tras complicaciones en el parto pasó 20 minutos sin señales de vida.

La obstetra que asistió el nacimiento en 2002 fue quien, con el niño en brazos, rezó a la monja paraguaya, fallecida en 1959, para que el neonato recobrara la vida.

“Chiquitunga” nació en Villarrica en 1925, con el nombre de María Felicia Guggiari Echeverría, y falleció a los 34 años, en 1959.