La VoZ digital | “La única orden era la de dispersar la turba”, dice Florentín

2018-04-03 | 09:39

31m

“La única orden era la de dispersar la turba”, dice Florentín
103



  •  


Gentileza. Gentileza.
El suboficial Gustavo Florentín, imputado por la muerte del joven liberal Rodrigo Quintana, señaló durante una conversación con ABC Cardinal que el ingreso a la sede del PLRA fue a consecuencia de una turba que estaba causando desmanes y atacando al pelotón de la Policía Nacional y que el único objetivo era dispersarlos. Asimismo, aseguró que el comisario principal Amado Cantero dio la orden de ingresar al PLRA, pero descarta que hubo un plan previo de atacar la sede opositora.

“La única orden que teníamos era dispersar. Nosotros hacíamos solo nuestro trabajo; no sé por qué nos tienen como el primer enemigo (a los policías)”, dice, y se reafirma en que no hubo un plan premeditado de ingresar al PLRA.

Agregó, “yo venía parapetado por la pared, no sabía que ese lugar ya era el PLRA. Nosotros no teníamos como plan ingresar al PLRA, íbamos a pasar de largo, pero esta gente no se tranquilizó, desde la ventanas superiores empezaron a tirar bombas, piedras. El enfrentamiento venía de las ventanas superiores, no podíamos dejar. Ahí fue herido el oficial Cantero Russo”.

Contó que tras ingresar al PLRA, dio la voz de alto y los manifestantes corrieron. "Las personas salían corriendo, no había necesidad de disparar. Yo no fui el que abrió la puerta; fue Arnaldo Báez. Yo profesionalmente no vi la necesidad de hacer ningún disparo. Al abrir, viene una bomba molotov; lo digo por el olor y por la mecha que cayó antes de llegar a mí”, indicó.

Poco después, el PLRA quedó a cargo de Investigación de Delitos, con el comisario Tomás Paredes Palma a la cabeza, quien finalmente se retiró de nuevo a su unidad.

Florentín señaló que ese sábado lo llevaron a Investigación de Delitos junto con todos los que ingresaron al PLRA. “Voy como sospechoso, como integrante del pelotón que hizo el procedimiento. El comisario Abel Cañete me hizo las preguntas sobre el caso. Desde el principio estaban afirmando que Gustavo Florentín disparó”, refirió.

También contó que el ex viceministro de Seguridad Lorenzo Lezcano le dijo que “hay un muerto y que tiene que haber responsables”. Luego le pregunta qué es lo que necesita, a lo que Florentín le responde que no entiende la pregunta. “Me ofrecen casa, manutención para mi hija, efectivo para mantenerme dentro de la cárcel. Tenía que haber un responsable frente a la sociedad. Le dije que no era un tonto y que no iba a perder mi juventud ni apechugar algo que no hice. Entonces me dice que lo piense”.

Florentín aclara: “En ningún momento asumí, ni me preguntaron si yo había disparado”. “A este suboficial Báez... hay gente que vio que él disparó”.

“La Policía Nacional hizo su trabajo y estaba esperando que los superiores estén conmigo, no que empiecen a decir que yo me escapé. ¿Qué beneficio voy a tener en escapar e irme a enfrentar a una turba?”, cuestionó.

Dijo que las pruebas de balística realizadas a su arma para cotejarla con los casquillos encontrados en el PLRA dieron resultado negativo, y que la única arma que no fue sometida al peritaje fue la escopeta que portaba Báez.

Rememoró que, una vez que cayó Quintana al suelo, fue hasta él y le puso el pie en la espalda pidiéndole que llevara las manos a la nuca, pero no reaccionó. “Pensé que se desmayó por el susto. Si tenía conocimiento de que estaba herido, iba a hacer lo que sea para asistirlo”. Acotó que en ese momento no corría aún la sangre, y que por eso no notó su estado.

El uniformado fianalmente aprovechó la ocasión para dirigirse a la familia de Quintana. “Les digo que soy uno de los principales interesados en que se esclarezca. Soy uno de los principales afectados. Lamento mucho su pérdida. Yo no soy responsable de su muerte”, afirmó.

 

Fuente Radio 1000