La VoZ digital | EE.UU. abre su embajada en Jerusalén ajeno a las protestas

2018-05-14 | 16:44

Internacionales

EE.UU. abre su embajada en Jerusalén ajeno a las protestas
103



  •  


Gentileza Gentileza
El himno de Estados Unidos sonó durante el inicio de la inauguración de la nueva sede de la embajada estadounidense que se trasladó de Tel Aviv a Jerusalén en medio de enfurecidas protestas en la Franja de Gaza y Cisjordania por el rechazo de los palestinos a un gesto que otorga a la ciudad ocupada por Israel la categoría de capitalidad del Estado israelí.

“Es un día glorioso”, afirma el presidente de Israel, Beniamín Netanyahu, durante la ceremonia de inauguración.

Los palestinos, entre ellos Adnan Husseini, el alcalde de Jerusalén designado por la Autoridad Palestina, participan en una protesta contra la apertura de la nueva embajada de los EE.UU. en Jerusalén

Ajenos a los disturbios, Ivanka Trump, en nombre de su padre, el presidente estadounidense, Donald Trump, junto al secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, destaparon este lunes la placa que inauguró la embajada. “En nombre del 45º presidente de Estados Unidos de América, os damos la bienvenida oficialmente, por primera vez, en la embajada de Estados Unidos aquí en Jerusalén, la capital de Israel”, declaró Ivanka ante los invitados en la nueva sede diplomática del barrio de Arnona, en la zona occidental. Las palabras eran pronunciadas frente al presidente israelí, Reuvén Rivlin, y el primer ministro, Beniamín Netanyahu, así como el marido de Ivanka y asesor de Trump, Jared Kushner.

Estados Unidos es el primer país en tener su representación diplomática ante Israel en Jerusalén desde 2006, después de que los países las retiraran cuando la comunidad internacional lo pidió por la anexión israelí en 1980 de la parte ocupada palestina, no reconocida internacionalmente.

Los palestinos reclaman la parte oriental de la urbe (Jerusalén Este) como capital de su futuro Estado independiente, y han dado mucha importancia al futuro de la misma en las negociaciones de paz de las últimas décadas.

El presidente estadounidense, Donald Trump, cumplió así con una promesa anunciada el pasado 6 de diciembre que ha incendiado el ánimo del pueblo palestino y ha provocado el día más mortífero de enfrentamientos entre el Ejército israelí y los palestinos en el conflicto de Israel y Palestina desde 2014, con más de 40 manifestantes muertos a manos de las tropas israelíes.

Pero Trump obvió el rechazo que generó su decisión en su Twitter: “Gran día para Israel. ¡Enhorabuena!”, escribió.

“Israel es una nación soberana con el derecho a determinar su propia capital”, declaró el propio Donald Trump, quien quiso participar en la ceremonia mediante un mensaje por vídeo. “Nuestra mayor esperanza es la paz, y EE.UU. está comprometido con la paz en Oriente Medio, y con respetar el ‘statu quo’ en Jerusalén”, declaró Trump, e insistió en su apoyo a un acuerdo de paz duradero con los palestinos.

Y con las mismas palabras lo celebró Netanyahu en su discurso durante la ceremonia: “Este es un gran día. Un gran día para Jerusalén. Un gran día para el estado de Israel. Un día que quedará grabado en nuestra memoria nacional por generaciones”. Asimismo, el líder israelí agradeció al presidente Trump de haber tenido “el coraje” de cumplir su promesa de trasladar la embajada a Jerusalén desde Tel Aviv.

Netanyahu concluyó su discurso llamando a Jerusalén la “capital eterna e indivisa de Israel”.

“Trasladar la embajada a Jerusalén es, ante todo, un reconocimiento de la realidad”, pero también, “un paso para impulsar la paz en la ciudad, en la región y en todo el mundo”, declaró el vicesecretario de Estado de EE.UU., John Sullivan, convencido de que la embajada estadounidense es un “un tributo a la paz”.

Cientos de personas se concentraron en las inmediaciones de la nueva embajada en dos manifestaciones separadas, una a favor y otra en contra de esta decisión histórica.

En Gaza, unas 40.000 personas se manifestaron en las fronteras contra la decisión, y se registraron incidentes violentos en los que murieron al menos 52 palestinos por fuego israelí y más de 2.000 resultaron heridos.

El asesor de Donald Trump y su yerno, Jared Kushner, habla durante la ceremonia

 

 

Fuente: Lavanguardia.com