La VoZ digital | Argentina no pasa del empate ante Islandia y Francia gana con el VAR a Australia

2018-06-16 | 13:20

Mundial Rusia 2018

Argentina no pasa del empate ante Islandia y Francia gana con el VAR a Australia
103



  •  


Gentileza Gentileza
Argentina fracasó en su inicio mundialista ante la debutante Islandia, un equipo físico, que le planteó una batalla de fuerza que no pudo resolver la albiceleste. Tanto que al final el partido se convirtió en un Messi contra todos, contra la muralla islandesa. En esa batalla Leo se quedó solo, y fallando un penalti con 1-1 en el minuto 64. Se lo paró el portero. Ni por esas.

Resultado de imagen para argentina vs islandia

Messi iba de un lado a otro, siendo el '10' posicional del juego, casi el único que ofrecía alternativas. No había movilidad en el resto (quitando 'cositas' de Meza), y así es imposible crear espacios ante el 'trolebús' de los islandeses. Para aquí, para allá, pero no tuvo grandes posibilidades el crack... salvo el penalti, que fue tras asistencia suya a Meza.

Islandia, mientras, seguía a lo suyo. 11 jugadores -¡no diez, 11!- detrás de la pelota, agazapados y reunidos junto al portero, dando pocos espacios en el último cuarto de la cancha, y sin escrúpulos. Si venía el balón, balonazo arriba. Contacto, físico, escasas concesiones. No había más. Islandia nunca engañó a nadie y con la población más pequeña (350.00 habitantes) que nunca ha accedido a un Mundial, bastante hacen con estar ahí, luchando el 1-1 y, ojo, con tres ocasiones claras creadas delante de Caballero.

En fin, es verdad que no hay equipo de élite (en el mundo) que se cierre más que el islandés, pero lo de hoy era una prueba para comprobar la imaginación albiceleste, más allá de Messi, y esa la suspendieron con creces.

francia - australia

Por su parte, para Francia no fue igualmente facil, y al quinto partido, el VAR influyó en el resultado de un partido celebrado en un Mundial. Francia fue la beneficiada de una decisión histórica tomada por el colegiado uruguayo Andrés Acunha en el minuto 54. Había caído Griezmann en el área tras una entrada del defensor australiano Ridge. Cunha no apreció la infracción y el juego continuó hasta que el asistente de vídeorbitraje, el argentino Mauro Vigliano, reclamó la presencia del árbitro. El parón generó esa frialdad y ese silencio expectante que conlleva la tecnología que ha entrado a formar parte del juego. Cunha consultó las imágenes y decidió señalar los once metros. La repetición mostraba un contacto de Ridge con el pie de atrás de Griezmann. Los aficionados australianos más cercanos a la ubicación del set del asistente de video trataron de disuadirle antes de decidir. Con la mano trataban de decirle que no había sido penalti. En el aire queda si el francés hubiera llegado a la pelota porque el control se le había ido un poco largo. Griezmann no perdonó, pero en su celebración hubo algo de esa frialdad que transmite el invento. El segundo gol francés también fue dado por bueno gracias al VAR. La parábola de Pogba, nacida de un rebote, pegó en el larguero y boto un par de centímetros por detrás de la línea. A Cunha le vibró el reloj, que es el chivato con el que los asistentes del VAR le transmiten a los colegiados que la pelota ha entrado. La tecnología del gol fue clave para que la correosa Australia doblara la rodilla.

 

 

 

Fuente Marca.com