La VoZ digital | "Sólo un haragán despierta despues de las 8:00 a.m", Chipero sobre queja del mediático Carlos Gómez

2018-07-16 | 18:46

Mediatico vs Chipero

"Sólo un haragán despierta despues de las 8:00 a.m", Chipero sobre queja del mediático Carlos Gómez
103



  •  


Gentileza Gentileza
Ante el plagueo del periodista de Telefuturo de que el chipero le interrumpió su sueño de la mañana del sábado con sus parlantes, Mario Ferreiro le respondió que tomó su denuncia y que verá la forma de interceptar sus móviles cuando entren a Asunción. Y el Chipero respondió.

Gómez justificó su reclamo diciendo que viola ordenanzas de polución sonora y Mario mencionó que podría estar tributando en otro municipio y entra a vender chipas en Asunción sin pagar impuestos.

Preocupado ante esta situación, Juan Ramón Ayala hará hoy una reunión con sus chiperos para conversar sobre la situación.

Recordamos de qué manera hizo su denuncia el periodista el sábado, cuando el reloj marcaba las 9:46 de la mañana: “Sábado y toda una ciudad tiene que despertarse por los parlantes a todo volumen del chipero Juan Ramón Ayala. No entiendo cómo todos tenemos que tolerar este atropello. ¿Será que paga alguna coima para que se le permita el ruido molesto, en nombre del trabajo, @AsuncionMuni?”.

Este mensaje en el Twitter y la inmediata respuesta de Mario Ferreiro generó un tsunami de cañeadas al periodista y, de paso, también al intendente. Les dijeron de todo, menos que son lindos. Pero el más atacado fue Gómez.

“VOY A HACER UNA REUNIÓN”

Nos comunicamos ayer con Juan Ramón Ayala para saber cómo estaba tomando esta situación y dijo que él trabaja “para la gente, entre la gente” y que lo que menos quiere es tener problemas.

“Voy a hablar con los muchachos. Hoy ya no voy a poder, pero mañana vamos a ver un poco ese tema”, dijo a Crónica.

– ¿Qué pensás del reclamo del periodista Carlos Gómez, de que tus parlantes no le dejan dormir?

– Primero tengo que hablar con mis chiperos. Yo no sé en qué parte vive él y a qué hora fue también. Si es que pusieron el parlante fuerte de madrugada está mal. Les voy a decir que controlen un poco eso. Pero sería bueno que me digan la zona.

– Sería en el centro de Asunción.

– Bueno, mañana cuando hable con mis muchachos les voy preguntar a qué hora pasaron por el centro. Ellos saben que de madrugada no tienen que poner sus parlantes, porque es cierto, pueden molestar a la gente.

– ¿A qué hora les vas a pedir que pongan el parlante, a las 9?

– No, a las 9 ya es muy tarde. Entre las 6:30 y las 7:00, cuando la gente está saliendo para ir al trabajo es lo que se vende bien, para el desayuno. A las 9:00 ya no vamos a vender más.

PERIODISTA. Carlos Gómez, el periodista que denunció al chipero y ante la municipalidad porque le interrumpió su sueño, el sábado, después de las 9:00 de la mañana.

– Pero Carlos Gómez parece que quería seguir durmiendo y le despertaron ya después de las 9:00, si ponés a las 8:00 igual le vas a despertar.

– ¡Eh…! ¡Mba’éichagua periodista piko péa! Entonces no trabaja, el que no se despierta a las 8:00 ya es un haragán. Si me dice que era de madrugada y le molestamos le voy a dar la razón.

– ¿Le conocés a Carlos Gómez?

– No le conozco, no sé quién es.

– ¿Te gustaría hablar con él?

– Sí, porque nosotros no queremos estar mal con nadie. Me gustaría saber lo que pasó, lo que le molestó.

– ¿Y te preocupa lo que respondió Mario, que podría prohibir que entres a vender en Asunción porque seguramente vos no pagás impuestos en su ciudad?

– Si dijo que quiere prohibirnos me preocupa. Le conozco a Mario Ferreiro por la tele, no creo que él nos quiera sacar este trabajo. Hay gente que me llamó, pero mañana recién me voy a ocupar un poco de saber lo que pasó. Este es nuestro trabajo, y hay mucha gente a quien damos trabajo también mediante la venta de la chipa.

Desde 1950

Juan Ramón Ayala conoció el oficio de ser chipero en 1950, en Barrero, y unos años después empezó a viajar con su canasto lleno de chipas a Asunción. Llegaba en colectivo. Por mucho tiempo su cliente fue Stroessner, el presi de la época, pero él no sabía. Un día, por curioso, descubrió que el que le compraba muchas chipas desde un auto con vidrios oscuros era él; aprovechó ese momento para contarle de su sueño.

“Aipotaite la che camionetarã avende haguã la che chipa paraguaýpe”, le dijo. Le sirvió el piropo; unos días después le ayudó a conseguir una camioneta.

“Desde esa época yo vendo mi chipa en Asunción con parlantes. Es una tradición, nunca se quejaron conmigo, nunca nadie me dijo que les molestamos. Hace 55 a 60 años por ahí que hacemos este trabajo”, comentó don Juan Ramón Ayala.

DÍAS EN ASUNCIÓN

Cinco días a la semana llegan a Asunción las camionetas con chipas de Juan Ramón Ayala. Antes de las 6:00 se colocan en algunos puntos de la ciudad, esperando el paso de los madrugadores. Después de esa hora empiezan a recorrer los barrios.

 

 

 

 

Fuente: Diario Cronica digital