La VoZ digital | Mientras legisladores gozan de seguro vip, beba murió por falta de terapia

2018-07-17 | 07:49

Calamitoso sistema de salud

Mientras legisladores gozan de seguro vip, beba murió por falta de terapia
103



  •  


Gentileza. Gentileza.
Una beba recién nacida murió en el Hospital Regional de Paraguari, luego de que sus padres deambularan buscando terapia intensiva. A pesar que su madre es asegurada, en IPS no la recibieron. Tampoco en algún hospital privado.

Momentos de desesperación vivió el padre de la niña, Santiago Ramírez, quien salió del Hospital Regional de Paraguarí –donde esta mañana nació su hija– a deambular en busca de terapia intensiva para salvar a su beba. 

El padre de la niña, que nació prematura con 28 semanas de gestación, fue hasta el IPS a buscar terapia porque la mamá de la criatura, Ana Vázquez, es asegurada de la previsional. En el sitio le dijeron que no tenían lugar y que Pediatría estaba totalmente ocupada, por lo que les entregó un documento en el que constaba que no disponían de un lugar en la previsional.

Ante dicha situación, el padre de la recién nacida volvió hasta el Hospital de Paraguarí y los doctores contactaron con el Servicio de Emergencias Médicas Extrahospitalaria (SEME). En comunicación con ABC Color, el doctor David Cardozo aseguró en la noche de este lunes que los hospitales públicos están colapsados y que tampoco tienen un lugar para que la beba pueda ser trasladada a un centro de mayor complejidad.

Dijo que la Defensoría Pública de la zona debe actuar de oficio para ver si por orden judicial la beba podía ser trasladada a un sanatorio privado. Mientras se buscaba dar solución al problema, la recién nacida no aguantó y falleció a las 21:30 aproximadamente.

Antes del deceso, el padre de la prematura, entre sollozos, pidió por favor salvar la vida de su hija y si podían internarla en un hospital privado: “Soy de escasos recursos, por eso no tengo como para internarla en un privado”, reclamó Ramírez.

Relató que su hija –quien estaba entubada– ya tuvo cuatro paros cardíacos, fue reanimada y estaba aguantando, por lo que tenía la esperanza de que si entraba en terapia iba a sobrevivir. “Solo pido una oportunidad de vida para mi hija”, dijo el padre.

Lastimosamente, esta chance no se dio, ante la total indiferencia de las autoridades sanitarias y de la Defensoría Pública, que no actuaron con la rapidez que requería el caso y una vez más se lamenta la pérdida de una vida.

 

Fuente ABC DIGITAL