La VoZ digital | La UE impuso a Google otra multa récord

2018-07-19 | 09:18

5.000 millones de dólares

La UE impuso a Google otra multa récord
103



  •  


Gentileza. Gentileza.
La Comisión Europea impuso hoy a Google otra multa récord de 4.300 millones de euros (unos 5.000 millones de dólares) por abuso de monopolio con su sistema operativo Android.

Desde los albores de Internet el buscador siempre fue un visionario: no solo comprendió que las búsquedas serían cruciales para adquirir poder sobre los usuarios sino que, a mediados de los años 2.000 se dio cuenta que la atención se estaba trasladando de las computadoras fijas a los teléfonos móviles. Por lo tanto, puso a punto una estrategia que pasaba por la adquisición de Android, para afirmar también allí su dominio.

La millonaria multa que deberá afrontar por posición dominante es la segunda,  después de aquella ya sancionada el año pasado, también por el organismo antitrust europeo, por 2.300 millones de euros.

Por su parte, Google anunció que apelará la medida y amenaza con hacer pagar a Android. En tanto, dentro de tres meses deberá pagar de todos modos el importe debido a la Unión Europea y, sobre todo, poner fin a la conducta "ilegal". De lo contrario, comenzarán a aplicarse salados intereses diarios: el 5% de su facturación diaria por cada día de retraso en el pago. Bruselas no está en contra de las posiciones dominantes pero vigila los abusos porque reducen la competencia, crucial en la tecnología ya que favorece la innovación.

Por ello llama la atención a Google sobre tres conductas "ilegales" en base a las reglas de la UE. La primera es que pidió a los productores de dispositivos Android hacer una instalación previa de la aplicación de Google Search y el navegador Chrome como condición para entregar la licencia de la tienda de aplicaciones de Google, es decir, Play Store.

Los productores, dijo la Comisaría de Competencia, Margrethe Vestager, fueron obligados a aceptar porque la Play Store es un "must have" (debes tenerlo, por moda, Ndr) en los dispositivos Android. "Especialmente porque no es posible para los usuarios descargarlo por sí mismos", explicó.

La segunda acusación a Google es que le pagó a algunos grandes productores y operadores de Internet con la condición que instalasen previamente Google Search de manera exclusiva, y no otros motores de búsqueda. "A caballo regalado no se le miran los dientes", dijo Vestager para describir un comportamiento típico de los usuarios: cuando se encuentran con una aplicación ya descargada, la usan.

Lo confirman los datos de la UE: en 2016, más del 95% de todas las búsquedas en dispositivos Android se realizaban a través de Google Search. En dispositivos de Windows, en cambio, las búsquedas con Google Search eran menos del 25% y aquellos con Bing, la aplicación preinstalada de Windows, más del 75%.

El tercer punto de denuncia es que Google impidió a los productores utilizar versiones alternativas de Android (como es una "fuente abierta" puede ser modificado y usado por cualquier persona) bajo pena de perder la licencia. "Hasta ahora, el modelo de negocios de Android significó que no tuvimos que hacer pagar a los productores de teléfonos nuestra tecnología, pero nos preocupa que la decisión de hoy pueda perturbar el equilibrio alcanzado y que envíe una señal preocupante a favor de los sistemas propietarios respecto de las plataformas abiertas", dijo el administrador delegado del coloso de Mountain View, Sundar Pichai.


Incluso, Pichai está convencido que el sistema operativo creó "más opciones para todos, no menos". Por su parte, la Asociación de Consumidores de la Unión Europea (BEUC) apoyó la decisión de la Comisión Europea en la que ve una "victoria" para la elección y la innovación, teniendo en cuenta que el "open source" (código abierto) de Android es cualquier cosa menos abierto. "Es un ecosistema altamente controlado en el cual Google toma todo a expensas de los consumidores y de la competencia", subrayó BEUC. En cambio, la Asociación de la Industria de Computadoras y de las Comunicaciones comparte la preocupación de Google. "Compite con Apple, la Comisión parece subestimarlo", expresó en un comunicado.

  Tener que lidiar con la competencia de Apple es uno de los argumentos utilizados por Mountain View para justificar sus prácticas comerciales. Un argumento debidamente desmantelado por Bruselas: los dispositivos tienen precios muy diversos, y aún si un usuario decidiese pasar a Apple, el "core business" (negocio central) de Google no se vería afectado, ya que incluso los dispositivos de Applen usan el buscador de Google. (ANSA).