La VoZ digital | Los políticos también lloran, drama de Victor Bogado en su audiencia preliminar

2018-10-02 | 14:47

Niñera de Oro

Los políticos también lloran, drama de Victor Bogado en su audiencia preliminar
103



  •  


Gentileza Gentileza
El todopoderoso senador Víctor Bogado se hizo un mar de lágrimas frente a la jueza Rosarito Montanía al defenderse durante la audiencia preliminar del caso “niñera de oro”. El senador insistió en que todo fue un “error administrativo” y que hasta “regalaría su banca”, la cual, dijo, “es de Dios”.

Bogado dijo que Gabriela Quintana, la niñera de sus hijos, era solo una “funcionaria” que fue al cumpleaños de su hija y que la cargó para aparecer en una foto, la misma por la cual, según él, se lo “condena”. Quintana cobró salarios en Diputados y en Itaipú Binacional en el año 2013.

El senador lagrimeó y amagó llorar en varios tramos de su declaración en esta audiencia que se hace en el Palacio de Justicia. En ella se definirá si el caso va o no a juicio oral.

Bogado contó que Quintana fue invitada a ese cumpleaños y que ella es “amiga” de su hija mayor, y que él “no puede cortar ciertas amistades”. Agregó que su hija mayor bromeaba con Quintana en “ser botineras” porque a ambas “le gustaban los jugadores de fútbol”, y que eso consta en un video público, pero que eso no llegó a publicarse. Bogado contó esto para dar a entender, aparentemente, la relación a “amistad” que hay entre su hija mayor y Gabriela Quintana, aunque, en realidad, esta era su niñera y la de los demás hijos del legislador.

El senador colorado reconoció que cometió un “pequeño error administrativo” que “desembocó en varios otros errores”. “Los jueces dan sentencia, pero el único que juzga es Dios”, manifestó en un determinado momento.

Bogado pidió disculpas al ex jefe de Gabinete de la Cámara de Diputados, Miguel Ángel Pérez, y a Gabriela Quintana por este proceso. “Pido perdón a ellos (...) no vale ni un día estar sentado en la banca de senadores para evitar el sufriemiento de estas dos personas. Con gusto regalaría mi banca. Dios quita y pone reyes, pero la banca es de Dios”, sentenció.

 

 

Fuente: ABC Color