La VoZ digital | Analista admite que dictadura de Maduro no tiene fecha de vencimiento

2019-03-05 | 14:28

Venezuela

Analista admite que dictadura de Maduro no tiene fecha de vencimiento
103



  •  


Nahen Reyes analista político venezolano en Paraguay Nahen Reyes analista político venezolano en Paraguay
"Para que exista una guerra civil, debe haber dos frentes armados dispuestos a luchar, en Venezuela, para bien o para mal"

LaVozDigitalpy/ Especial.- El Doctor en Historia de la Universidad Católica Andrés Bello e Investigador del Centro de Estudios de América de la Universidad Central de Venezuela, Nahen Reyes, admite que la dictadura de Maduro se extenderá por plazos indefinidos. En otro momento, sostuvo que observa difícil una guerra civil en Caracas debido a la falta de preparación de los frentes de oposición a la dictadura.

 

¿Momentos decisivos está pasando Venezuela?

Desde una perspectiva histórica, Venezuela como sociedad viene experimentando un proceso dentro de su devenir socio-político y político institucional que ha implicado a finales de la centuria pasada el fin de la llamada “democracia puntofijista” (periodo historiográfico de la historia venezolana que abarca de 1958 a 1999) que terminó justamente con la victoria electoral y más tarde el arribo al poder de Hugo Chávez Frías en 1999. Dando lugar así al auto-denominado periodo de “revolución bolivariana” que en todo caso corresponde con una hegemonía del chavismo en la liza política, pero que institucionalmente corresponde a un periodo de fuerte debilitamiento de las libertades liberales weberianas y un paso gradual de la democracia hacia el autoritamismo populista o pretorianimo de masas de orientación ideológica socialista, fase que culmina con la muerte de Chávez. Ya en los tiempos de Nicolás Maduro Moros, el desgastado apoyo popular hacia el proyecto chavista muta, primero por la ausencia del líder mesiánico –Hugo Chávez- segundo por la caída de los precios del crudo en los mercados internacionales, dejando al poder mediante la aplicación desmedida de la violencia, la represión y mediante la imposición de severas limitaciones a la libertad de expresión, consolidando así un pretorianismo neocomonista. A partir del pasado 10 de enero de 2019, lo que observamos es una coyuntura que tiene como epicentro la legalidad del gobierno de Maduro, dadas las enormes dudas legales y procedimentales que rodearon las elecciones de mayo de 2018 convocadas por una no menos dudosa Asamblea Nacional Constituyente La suma de todos esos factores, conjugados con el incremento de la inflación, profundización del desabastecimieto de alimentos y medicinas, generaron las condiciones para una nueva oleada de protestas que condujeron a la auto-proclamación de Juan Guaido como Presidente de la República y que desencadenó en todo una operación para el reconocimiento internacional de éste como Máximo Magistrado de la nación en franco detrimento del poder de Maduro.

 ¿Cuánto tiempo más pasará para dar libertad a los venezolanos?

 Esa es una pregunta muy difícil de responder, pues, implica prácticamente conocer con precisión el fin de la usurpación de Maduro, pero partiendo de las últimas declaraciones del enviado Especial de Estados Unidos a Venezuela Elliot Abrams, quien dijo tajantemente que su gobierno no emplearía la fuerza contra el Gobierno de Venezuela aún si éste arresta al Presidente Legítimo Juan Guidó, realmente hace difícil pensar que el narco-pretorianismoneocomunista tiene sus días contados, por el contrario, Maduro pese a tener gran cantidad de factores adversos a su gobierno pero gracias a la negativa de los países de la región en emplear la fuerza para propiciar su salida del poder, Maduro puede desarrollar adaptabilidad gobernativa, con lo cual, puede llegar a culminar el periodo de usurpación previsto para el 2025.

 ¿Es posible una guerra civil en las próximas horas?

Para que exista una guerra civil, debe haber dos frentes armados dispuestos a luchar, en Venezuela, para bien o para mal, sólo existe un frente con capacidad de fuego y ese le posee el régimen de Maduro, mientras la oposición civil venezolana carece tanto de armas como de entrenamiento. Otro factor conducente a esto, sería una fractura dentro de la Fuerza Armada Nacional donde choque sectores pretorianos (los leales a Maduro y liderados por Padrino López) contra oficiales profesionales (quienes se plieguen a la defensa de la Constitución Nacional), dicha situación también es muy difícil que ocurra, pues, fuentes confirman que gran parte del parque de armas venezolanas, acceso a los tanques y aviones de combate están custodiados por efectivos o agentes cubanos. Debido a ello, imposibilitan enormemente la probabilidad que tenga lugar en Venezuela una guerra civil .