La VoZ digital | El fenómeno Thunberg: el mundo necesita más Gretas

2019-03-17 | 09:04

Cambio Climática

El fenómeno Thunberg: el mundo necesita más Gretas
103



  •  


Greta la figura de la lucha contra el Cambio Climática Greta la figura de la lucha contra el Cambio Climática
Greta fue invitada al Foro de Davos, en Suiza, la gran cita mundial donde los poderes políticos y económicos abordan los temas claves

LaVozpy/Mundo.- ¿Qué estaba haciendo usted a los 16 años? Probablemente, asistir al colegio, compartir historias con la patota del barrio o ir al centro comercial de moda para disfrutar de un helado o ver una película.

Greta Thunberg, en cambio, está movilizando personas de todo el mundo. A sus 16 años, la adolescente sueca ha irrumpido como un huracán en la escena internacional para avergonzar a una élite política mundial que no actúa contra el cambio climático. Un hito que le ha valido la nominación al Premio Nobel de la Paz esta semana.

“Ustedes les están robando el futuro a sus hijos”, les dijo a los líderes de 200 países en la cumbre del clima de Naciones Unidas, celebrada en diciembre en Katowice (Polonia). Y luego, con esa calma y serenidad que caracteriza sus intervenciones, los llamó “inmaduros”. 

De su cabeza colgaban dos largas trenzas que la identifican y acentúan su corta edad, pero de su boca salieron verdades como puños que incomodaron a más de un adulto ahí reunido. 

Fue la consolidación de una nueva estrella del activismo ecologista mundial que, con ayuda de las redes sociales, se ha convertido en un símbolo del poder que descansa en las nuevas generaciones para cambiar las reglas del juego en un sistema de vida que está matando el único planeta que tenemos.

“La figura de Greta es lo más importante que le ha pasado a la causa ambiental en los últimos años y si continua así, ella puede ser la persona que dé línea al movimiento contra el cambio climático en los próximos años”, asegura César Rodríguez, abogado experto en medioambiente y fundador del centro de estudios DeJusticia, para quien el éxito arrollador de la niña descansa en la honestidad de su mensaje. “Pone sobre la mesa de forma elocuente, honesta y directa la gravedad de la situación”. Y también, agrega, hay “un asunto de legitimidad”, pues a “los jóvenes que representa es a los que les va a tocar lidiar con lo peor del cambio climático. No a los adultos a los que hoy se dirige y regaña”.

A principios de este año, Greta fue invitada al Foro de Davos, en Suiza, la gran cita mundial donde los poderes políticos y económicos abordan los temas claves de la agenda internacional. “Los adultos dicen que hay que dar esperanza a los jóvenes. No quiero su esperanza, quiero que entren en pánico”, advirtió allí en un discurso repleto de reproches ante la falta de acciones concretas para proteger el planeta. 

Al evento llegó tras 32 horas de viaje en tren. “Dejé de subirme a los aviones por el medio ambiente. Quiero poner en práctica lo que digo”, declaró. 

Poco después, y siguiendo con su periplo internacional, Greta llegó a Bruselas, para hablar ante el Comité Económico y Social de la Unión Europea. “Me llamo Greta Thunberg y soy militante climática. Hemos empezado a limpiar su desastre y no pararemos hasta lograrlo”, dijo ante la mirada de Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea. 

“La mayoría de políticos no quieren hablar con nosotros. Está bien, nosotros tampoco queremos hablar con ellos. Queremos que ustedes hablen con los científicos, que los escuchen, porque nosotros repetimos lo que ellos llevan diciendo décadas”, añadió en una sala repleta, cabe subrayar, de políticos. Esta vez no estaba sola en la tribuna. La escoltaban los líderes belgas de las protestas estudiantiles que, desde hace varios meses, se vienen tomando las calles de decenas de ciudades europeas. Por todo el Viejo Mundo se replica el fenómeno Thunberg, y que esta semana probó que tiene eco en los cinco continentes. Una marea de púberes de diferentes nacionalidades que ha asumido como propio el mensaje de la sueca hizo que este viernes hubiera protestas contra el cambio climático en 1.325 ciudades de 123 países. 

Una exitosa movilización que coincide con la publicación del último informe de la ONU sobre el tema, ‘Perspectivas del medio ambiente mundial’, en el que pide adoptar “medidas a una escala sin precedentes” para “detener y revertir la catástrofe medioambiental y proteger así la salud humana y del planeta”.

“Se trata de una emergencia con consecuencias similares a la que generaría una guerra mundial”, dice Rodríguez.