La VoZ digital | Trump amenaza a China con aumentar impuestos de sus productos

2019-05-06 | 09:14

Comercio internacional

Trump amenaza a China con aumentar impuestos de sus productos
103



  •  


Guerra de impuestos Guerra de impuestos
Subirán impuestos

LaVozpy/MUNDO.- Donald Trump retoma la táctica de la amenaza en un momento crucial de la negociación comercial con China. El presidente de Estados Unidos ha advertido en un tuit este domingo, a tres días de una nueva reunión para avanzar en un pacto que ponga fin a un litigio que dura casi un año, que el próximo viernes elevará del 10% al 25% los aranceles que aplica a productos chinos importados por valor de 200.000 millones de dólares. Es más, está dispuesto a imponer esa tasa a todos los bienes que proceden de China. La negociación, dice, “continúa, pero demasiado lenta, e intentan renegociar. No!”, sostiene un cable internacional del País de España. 

Tras el aviso de Trump, las Bolsas en Asia, que habían ido subiendo ante las expectativas de que esta semana se cerrara un acuerdo definitivo entre las dos potencias, han comenzado la mañana en rojo. La Bolsa de Shanghái abría con un descenso del 3,66%, o 112,275 puntos, para situarse en 2.965,59 puntos. La de Shenzhen, más especializada en valores tecnológicos, iniciaba la jornada con una caída del 4,95, o 478,95 puntos. Hong Kong retrocedía 734.99 puntos, o el 2,44%.

En el resto de Asia la reacción era similar. En Japón, aunque continúan los días festivos tras la entronización de su nuevo emperador, Naruhito, el Nikkei 225 de futuros perdía el 1,8%. El australiano ASX-200, un 1,25%. El MSCI de acciones asiáticas, excluido Japón, un 1,53%. El yuan descendía a su valor más bajo desde el 23 de enero con respecto al dólar, 6,8044 (un retroceso del 1,07%), mientras la moneda refugio en la región, el yen, se fortalecía y cotizaba a 110.43 por dólar, tras haber estado la semana pasada por encima de los 111.60.

La batalla arancelaria acaba de cumplir 300 días. Hasta ahora se han celebrado diez rondas de negociación y en los últimos días se especuló con que el acuerdo podía llegar este próximo viernes. Pero el republicano acudió este domingo a las redes sociales para dejar claro que está perdiendo la paciencia y lamentar que las discusiones no estén avanzando al ritmo que esperaba. Ya accedió dos veces a aplazar esta subida de aranceles, para dar margen a las conversaciones, y el acuerdo sigue sin cerrarse.

En el primer mensaje en Twitter, Trump recuerda que ya se están aplicando desde hace 10 meses aranceles del 25% sobre productos de alta tecnología importados del gigante asiático por valor de 50.000 millones de dólares y del 10% en otros bienes valorados en 200.000 millones. “Estas tasas son en parte responsables de nuestros grandes resultados económicos”, afirma, para anunciar a continuación que el viernes ese "10% subirá al 25%".

En un segundo mensaje el presidente señala que los 325.000 millones restantes de lo que importa de China siguen libres de impuestos. Pero advierte que “pronto” esos productos también estarán sujetos un arancel del 25%. Eso supondría que el total de las importaciones de bienes que llegan de China a Estados Unidos soportarían unos aranceles del 25%. Las represalias adoptadas a cambio por Pekín, sostiene el mandatario estadounidense, están teniendo “poco impacto”.

A diferencia de las anteriores rondas, tras la décima que concluyó el pasado miércoles en Pekín no trascendieron detalles. Los negociadores tan solo se limitaron a decir que el encuentro fue muy productivo y acordaron darse cita esta próxima semana en Washington para continuar perfilando el pacto y evitar una escalada de consecuencias impredecibles. Pero el tuit de Trump revela que las posiciones siguen alejadas. Según The Wall Street Journal, China probablemente cancele el viaje que la delegación negociadora que encabeza Liu He tenía previsto a Washington esta semana.

Como suele ser habitual en estas negociaciones, los flecos más complejos se han dejado para el final. EE UU se concentró en “aspectos estructurales”, como los subsidios chinos a sus compañías, y otras cuestiones para garantizar el “reequilibrio” de los intercambios comerciales, en relación a cómo se va a verificar el cumplimiento de los términos acordados y las sanciones que se aplicarían en caso de incumplimiento.

China, por su parte, se comprometió a elevar sus compras de productos energéticos y agrícolas estadounidenses junto a una agresiva rebaja de los impuestos aduaneros a los bienes de EE UU. La gran cuestión, además, era saber qué pasará con los aranceles que empezaron a activarse el pasado verano y hasta qué punto Trump iba a ceder en reclamaciones como la protección de las innovaciones tecnológicas.

El presidente estadounidense, ya desde la campaña electoral, advirtió de que iba a ser firme para lograr un acuerdo que forzara a China a introducir cambios fundamentales en sus políticas. La agresiva retórica la llevó a la práctica con tres baterías de medidas arancelarias impuestas sobre productos chinos valorados, hasta ahora, en 250.000 millones de dólares, buscando presionar para que los dos países se sentaran a negociar.

En una nota, la consultora Eurasia Group considera que “las negociaciones encaran ahora un riesgo creciente de un punto muerto prolongado, quizás incluso durante las elecciones presidenciales” en Estados Unidos de noviembre de 2020.