La VoZ digital | Vientos de guerra contra Irán

2019-05-14 | 08:10

Sabotajes a barcos en el golfo Pérsico y que EE. UU. atribuye a Irán, elevan al máximo la tensión.

Vientos de guerra contra Irán
103



  •  


Estados Unidos responde Estados Unidos responde "veremos que ocurre"
Sabotaje a buques petroleros

LaVozpy/Mundo.- Irán y Estados Unidos podrían desencadenar un conflicto accidental en una región inestable como el golfo Pérsico, dijeron este lunes analistas y autoridades de varios países, luego de una ola de sabotajes a barcos de Emiratos Árabes y Arabia Saudí, dos enemigos de Teherán, después de que Washington advirtió la semana pasada de posibles ataques del país islámico en la zona.

Este lunes el presidente estadounidense, Donald Trump, advirtió a Irán que “sufrirá mucho” si actúa contra los intereses de Estados Unidos. “Si hacen algo, será un error muy grave. Será un problema muy malo para Irán si ocurre algo, eso puedo decírselo. No van a estar contentos”, dijo Trump al ser preguntado sobre el aumento de tensiones en el golfo Pérsico, según El Tiempo de Colombia 


Preguntado por la posibilidad de una guerra con Irán, Trump recurrió a su habitual “veremos lo que ocurre”. 

En la última semana, EE. UU. ha enviado al golfo Pérsico el buque de asalto anfibio USS Arlington, misiles Patriot, el portaaviones USS Abraham Lincoln y bombarderos, tras denunciar que había detectado “indicios” de planes ofensivos iraníes contra sus fuerzas en Oriente Próximo.

Pese a este despliegue militar, los Guardianes de la Revolución de Irán aseguraron el domingo que no ven probable una guerra con EE. UU. y que, en caso de ataque, tienen la capacidad de responder con firmeza. 


A esa tensión se han sumado las denuncias de Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí de un sabotaje contra varios de sus barcos este domingo y lunes, respectivamente, en el golfo Pérsico. 

Esas quejas de dos rivales regionales de Teherán llegaron tres días después de que la Autoridad Marítima de Estados Unidos advirtió sobre posibles actos de sabotaje de “Irán o sus intermediarios locales” contra naves comerciales en el golfo.

Mientras los saudíes y emiratíes pedían una implicación internacional para garantizar la seguridad de las rutas marítimas, el Gobierno iraní se ha desmarcado del sabotaje a los petroleros y ha denunciado una conspiración para crear inseguridad en la zona. La tensión en el golfo Pérsico ha aumentado desde que Washington anunció en abril el fin de las exenciones que había concedido a ocho naciones o territorios para que siguieran comprando petróleo a Irán.

Como consecuencia, las autoridades iraníes amenazaron con bloquear el estratégico estrecho de Ormuz, por el que cruza una gran parte del crudo mundial, si las sanciones impuestas por EE. UU. tras retirarse del acuerdo nuclear de 2015 impiden sus exportaciones de petróleo, vitales para su economía. 


Debido a las sanciones estadounidenses y el fracaso del resto de firmantes de acuerdo nuclear (Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania) en contrarrestarlas, Irán dijo el miércoles que suspende la aplicación de algunos de sus compromisos nucleares.

Si hacen algo, será un error muy grave. Será un problema muy malo para Irán si ocurre algo, eso puedo decírselo. No van a estar contentos

Cancilleres europeos expresaron su inquietud sobre una escalada de la tensión, en varias reuniones con el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, a quien advirtieron del riesgo de un conflicto regional.