La VoZ digital | Merkel descarta una remodelación de Gobierno

2019-05-27 | 18:01

Votación de las Cámaras

Merkel descarta una remodelación de Gobierno
103



  •  


El análisis de los resultados electorales desde el punto de vista gubernamental deberá esperar. El análisis de los resultados electorales desde el punto de vista gubernamental deberá esperar.
La Unión Cristianodemócrata (CDU) obtuvo el 28,9% de los votos

LaVozpy.-La canciller Angela Merkel quiere dejar correr la coalición de Gobierno como está y relegar el análisis de los malos resultados obtenidos por los socios en las elecciones europeasde este domingo a los partidos. Cada uno en su casa y ella en la de todos, ha venido a decir la canciller en su primer y hasta ahora único pronunciamiento sobre unos resultados de la jornada que, desglosados por estados, estremecen.

La Unión Cristianodemócrata (CDU) obtuvo el 28,9% de los votos, lo que supone una pérdida de 6,4 puntos porcentuales respecto a 2014, mientras que el Partido Socialdemócrata (SPD), con un 15,8% de los votos, se dejó un 11,5%.

Fuentes del Ejecutivo consultadas por este diario afirmaron que Merkel descarta una remodelación de Gobierno. El único cambio será en Justicia, cuya titular y cabeza de lista del SPD en las europeas, Katarina Barley, ya hace las maletas para irse a Bruselas.

Aparentemente, ni el SPD ni la presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU), Annegret Kramp-Karrenbauer, han pedido a Merkel que tire de la manta y remodele el gabinete. Kramp-Karrenbauer, conocida como AKK, prefiere afianzarse en su puesto a costa de la invisibilidad. Sin la tribuna que le daría un ministerio y sin escaño parlamentario, AKK renuncia, por razones que sólo su partido y ella sabe, a ser lo que es: la sucesora de Merkel en la CDU, una potencial candidata a la Cancillería que desde hace cinco meses cae en picado en las encuestas. Pese a los esfuerzos de AKK por emanciparse de su "mentora", Merkel sigue siendo la política más valorada del país. Y la única que puede marcar los tiempos en la Unión Europea.

La CDU posterga el problema, aunque algunos barones creen que llega el momento de un cambio de rumbo. El partido se debilita en cada cita electoral y sin el apoyo del SPD o de los Verdes ya no gobierna prácticamente en solitario.

Entre los socialdemócratas no reina precisamente la disciplina. El tenor y jefe de las Juventudes Socialistas, Kevin Kühnert, ha pedido tras el desastre electoral del partido "consecuencias", si no personales, si programáticas.

"La gran coalición sólo puede justificarse si produce", reiteró Kühnert, representante del ala más a la izquierda del SPD y contrario desde el principio a la alianza con la CDU. El barítono Martin Schulz, ex presidente del Parlamento Europeo y ex presidente del SPD, ha pedido cambios, empezando por la presidenta, Andrea Nahles. Considera que ésta debería dejar la jefatura del grupo parlamentario y asumir un ministerio para desde, dentro, dar mayor perfil al partido. El bajo, el ex presidente del SPD y en reiteradas ocasiones ministro, Sigmar Gabriel, ha pedido directamente la dimisión de Nahles.

Nahles ha anunciado en declaraciones a la ZDF que, tras la debacle electoral sufrida y para poner "claridad" a la situación, someterá nuevamente a votación la jefatura del grupo parlamentario, después de lo cual ha animado a los sectores críticos a presentar candidaturas.

Razones para la frustración hay. Del SPD que Gabriel ayudó a construir no queda ni su sombra. En las europeas obtuvo menos del el 16% de los apoyos, en lo que ha sido la peor puñalada electoral de su historia. No sólo ha cedido un 11,5%, sino que los Verdes consumaron el 'sorpasso' que aventuraban las encuestas y convertido, con un 20,5% de los votos, en la segunda fuerza más votada. Y por si eso no fuera todo, el SPD perdió en las regionales, que se celebraron junto con las europeas en el estado federado de Bremen, su ultimo bastión. Tal fue el mazado recibido tras 73 años de gobierno en Bremen que ninguno de los líderes regionales de esa formación se atrevió a dar la cara.

Merkel se reunirá hoy con los líderes de los partidos que forman su coalición para consensuar la posición de Alemaniaen el consejo europeo de mañana en Bruselas, más allá del reparto de cargos en la Comisión Europea, pues las preferencias en este caso están determinadas y son opuestas.

El análisis de los resultados electorales desde el punto de vista gubernamental deberá esperar. El tiempo sin embargo apremia. Tras la pausa estival habrá elecciones en tres estados federados, en el territorio de la extinta República Democrática Alemana. En todos ellos subió como la espuma en las europeas la populista Alternativa para Alemania (AfD) y en todos prevén "acciones novedosas" la CDU y el SPD para recuperar terreno.

Están dispuestos a acercarse más al ciudadano, impulsar la digitalización y medidas contra el cambio climático. El programa de AfD es menos sofisticado. Para la Alemania vaciada que forman muchas regiones germanorientales, prometen infraestructuras para que los ciudadanos puedan desplazarse, mantenimiento de centros de salud y escuelas, puestos de trabajo para que los jóvenes no estén obligados a marcharse, mercados donde la ciudadanía alejada pueda comprar en Internet. Porque en puertas de la tecnología 5G, buena parte de Alemania no tienen acceso a la red.

AfD ha sido, con un 25,3% de los votos, la fuerza más votada en el estado federado de Sajonia, que el próximo 1 de septiembre renovará parlamento. La CDU cosechó un 23%.

En Brandenburgo, también en el calendario electoral de la mitad de año, la AfD logró un 19,9%. La CDU obtuvo el 18% y el SPD el 17,2%. Y en Turingia, con elecciones en octubre, la AfD se consolidó como segunda fuerza política, acortando distancias con la CDU. Los populistas se hicieron con el 22,5% del escrutinio. La CDU con el 24,7%.