La VoZ digital | Virgil Van Dijk, el ayudante de cocina que podría robarle a Lionel Messi el Balón de Oro

2019-06-13 | 11:28

Candidato a ganar el Balón de Oro

Virgil Van Dijk, el ayudante de cocina que podría robarle a Lionel Messi el Balón de Oro
103



  •  


Virgil van Dijk ayudante de cocina para ganar su primer sueldo Virgil van Dijk ayudante de cocina para ganar su primer sueldo
66 partidos sin ser gambeteado

LaVozpy.- Un defensor lleva 66 partidos sin ser gambeteado. El dato es tan poderoso como difícil de comprobar. Aunque más allá de elegir creer o no en ese número destinado a viralizarse en las redes sociales, el hombre en cuestión puede inflar el pecho por cuestiones mucho más tangibles. De Virgil van Dijk se trata. El pibe que vivió una dura infancia que lo llevó a no querer usar el apellido paterno, el joven que trabajó como ayudante de cocina para ganar su primer sueldo mientras empezaba a jugar en el Willem II de Holanda. El hombre que se convirtió en el defensor más caro del mundo cuando pasó del Southampton al Liverpool. El mismo que se llevó la Liga de Campeones de Europa con los Reds y quedó al borde de la gloria en la Liga de las Naciones con su selección. Ahora va por más. Y es el máximo candidato a ganar el Balón de Oro, según el CLARIN.

Hay que retroceder la cinta hasta 2006 para encontrar al último defensor que levantó el trofeo que la revista France Football otorga al mejor futbolista de cada temporada. Aquella edición fue de Fabio Cannavaro, zaguero del Real Madrid y emblema de la Italia campeona del mundo en Alemania, que recibió 173 puntos y superó a su compañero de la Azzurra Gianluigi Buffon. Tercero fue Thierry Henry.

Después de la irrupción de Cannavaro fue Kaká en 2007 el que plantó bandera. Desde allí arrancó la era Messi-Cristiano Ronaldo. Cinco Balones de oro para cada uno. Hasta que en la última edición Luka Modric, apoyado en las conquistas europeas con el Real Madrid y el subcampeonato mundial con Croacia en el mundial de Rusia (el campeón fue Francia) rompió la hegemonía y levantó el galardón.

 

La temporada del fútbol europeo llegó a su fin y deben definirse los preseleccionados a quedarse con el trofeo. Y ya asoman los máximos candidatos.

Messi tiene con qué pelear, claro. El argentino convirtió 51 goles en 50 partidos con la camiseta del Barsa, obtuvo la Bota de Oro y fue campeón de La Liga, donde terminó como máximo goleador. Aunque la dura derrota en semifinales de la Champions (el gran objetivo luego del triplete de Real Madrid) ante Liverpool dejó una huella difícil de borrar para los catalanes.

Cristiano Ronaldo tiene lo suyo. Asumió con éxito su nuevo desafío en la Juventus: fue campeón de la Serie A y de la Supercopa de Italia, aunque también esperaba llegar más lejos en la Champions. Y a diferencia de Messi (tiene su chance ahora en la Copa América) el portugués fue el líder de una nueva conquista de Portugal, al quedarse con la primera edición de la Liga de las Naciones.

Kylian Mbappé es otro que busca meterse en la pelea. Con 20 años y 100 goles en su carrera eclipsó la figura de Neymar y fue quien se puso al hombro al PSG para desfilar en una nueva conquista de la liga francesa.

Otro que tiene argumentos para pelear por el Balón de Oro es Mohamed Salah, autor de un gol en la final de la Champions y figura icónica del Liverpool que volvió a levantar el trofeo después de 14 años. El egipcio además fue el máximo goleador de la Premier con 22 tantos, junto a Pierre Emerick Aubameyang y Sadio Mané.

Pero ninguna de estas estrellas es el máximo candidato a quedarse con el premio al mejor jugador del mundo que entrega France Football. En las apuestas el que menos paga es Virgil van Dijk. Así lo informó Betfair, la casa de apuestas más grande del mundo, que ofrece 1,9 euros por cada euro apostado si el ganador es el defensor holandés; mientras que pasa a 2€ si lo gana Messi.

Su llegada a Liverpool fue en enero de 2018, cuando Jürgen Klopp insistió tanto que le dieron el gusto: el club le pagó a Southampton 85 millones de euros para comprar el pase. Así, el zaguero de 1.97 metro se convirtió en el defensor más caro del mundo. Por ese entonces las críticas se multiplicaban: tanto los medios como los hinchas consideraban excesiva la erogación.

Tardó poco en dar vuelta la balanza, Virgil. En su debut con los Reds fue titular y metió de cabeza el gol del triunfo en el clásico contra Everton. Nacía una figura para Anfield.

Su historia es de sacrificio.

"Lo que ha logrado Virgil con las constantes decepciones y sobresaltos que ha tenido en su vida es espectacular. Sus padres se separaron y su padre abandonó a su madre con tres niños. Algo así es difícil de perdonar. La verdad es que su padre no estuvo en muchos momentos importantes de la vida de Virgil y la heroína de toda esta historia es su madre", reveló el tío del futbolista, Steven Fo Sieeuw.

Arrancó su carrera en el Willem II. Mientras jugaba en las inferiores, con 17 años, al mismo tiempo trabajaba de ayudante de cocina en el restaurante Oncle Jean de Breda donde cobraba 3 euros por hora.

En ese tiempo, un cambio físico redundó en su juego. Creció 18 centímetros y del lateral derecho pasó a la zaga. Aunque ni así fue considerado para seguir en el Willem II, que lo dejó ir libre y ahora debe estar bastante arrepentido.

Su destino fue Escocia. Hizo base en el Groningen y empezó de menor a mayor. Fueron tres años hasta dar el salto al Celtic, donde ganó dos Ligas y en ambas fue elegido como el mejor jugador. En septiembre de 2015 el Southampton pagó 13 millones de libras por Virgil y la historia se repitió: otra vez fue considerado el mejor del torneo.

Su historia en el Liverpool es más conocida. Desde la llegada cuestionada a este presente perfecto. Jugó 74 partidos y apenas recibió 6 tarjetas amarillas. Metió 4 goles. Y, dicen, casi nunca lo pudieron gambetear.