La VoZ digital | Corte resuelve que el derecho a la vida es prioritario a las prohibiciones religiosas

2019-08-14 | 11:57

Jurisprudencia

Corte resuelve que el derecho a la vida es prioritario a las prohibiciones religiosas
103



  •  


Testigos de Jehová prohiben transfusiones de sangre Testigos de Jehová prohiben transfusiones de sangre
Fallo de los ministros Eugenio Jiménez, Gladys Bareiro y Alberto Martínez Simón, quienes integran la Sala Constitucional

LaVozpy.- La Corte resolvió que los médicos pueden realizar transfusiones de sangre a Testigos de Jehová, quienes por creencia evitan este método, según fuentes de medios judiciales.

El fallo de los ministros Eugenio Jiménez, Gladys Bareiro y Alberto Martínez Simón, quienes integran la Sala Constitucional de la Corte declara que el derecho a la vida está por encima de cualquier decisión de un paciente. Esto, tras la consulta Constitucional que hizo la jueza en lo Civil y Comercial, Mafalfa Cameron Luque, sobre un amparo que planteó IPS contra una paciente que se negaba a una transfusión por ser Testigo de Jehová.

Los mismos declaran Constitucional el artículo 24 de la Ley 3441/2008, «Ley de Sangre».

Testigos de Jehová y su decisión de no recibir transfusiones de sangre

Durante mucho tiempo las transfusiones no fueron la única práctica médica rechazada por Testigos de Jehová. Anteriormente, estaban proscritos los trasplantes de órganos y las vacunaciones.

El motivo por el cual no aceptan las transfusiones es que los mismos alegan que existen versículos en la Biblia que expresan que comer sangre es comer la vida o el alma, y que por ello no aceptan dichas prácticas. Los testigos de Jehová señalan que tanto en el Antiguo y Nuevo Testamento se habla de la abstención a la sangre como Génesis 9:4; Levítico 17:10; Deuteronomio 12:23; Hechos 15:28, 29.

En Génesis 9:4 dice: Después del Diluvio, Dios les permitió a Noé y a su familia consumir carne animal, pero con una salvedad: «Sólo carne con su alma-su sangre- no deben comer». Mientras que en Levítico 17:14 señala: «No deben comer sangre de ninguna clase de carne, porque el alma de toda clase de carne es su sangre. Cualquiera que coma será cortado».