La VoZ digital | Irán denuncia un ataque a uno de sus petroleros frente a la costa saudí

2019-10-11 | 09:29

Guerra Petroleo

Irán denuncia un ataque a uno de sus petroleros frente a la costa saudí
103



  •  


El petrolero iraní 'Sabity', este viernes El petrolero iraní 'Sabity', este viernes
El incidente, que los medios iraníes han atribuido a dos misiles, ha provocado un vertido de crudo al mar Rojo

LaVozpy.- Un petrolero iraní ha sufrido esta madrugada dos explosiones que la Compañía Nacional de Petróleo de Irán (NIOC), propietaria del buque, ha atribuido a sendos misiles, según la agencia estatal de noticias IRNA. El navío, identificado como Sabiti, se encontraba en el mar Rojo a un centenar de kilómetros de la costa de Yeddah (Arabia Saudí). Sin embargo, cuando más tarde el portavoz de Exteriores iraní, Abbas Musavi, ha condenado el ataque, ha evitado precisar su causa.

“Las [primeras] investigaciones indican que el petrolero ha sido alcanzado dos veces en un intervalo de media hora desde el este del mar Rojo”, ha declarado Musavi antes de añadir que la tripulación estaba a salvo y que la situación se hallaba bajo control. También ha lamentado el vertido de crudo del que ha responsabilizado a “quienes están detrás del ataque”, sin concretar.

El portavoz tampoco ha confirmado las informaciones difundidas previamente por los medios iraníes que atribuían el ataque a dos misiles. “Se sigue investigando para determinar las causas del incidente y se anunciaran los resultados más tarde”, ha dicho tras recordar que en los últimos meses varios buques iraníes han sido objeto de “acciones destructivas”. Durante los pasados seis meses, otros dos petroleros iraníes, el Happiness 1 y el Helm, han tenido problemas en esa zona del mar Rojo, pero todo indicaba que se había tratado de dificultades técnicas.

“Expertos técnicos están a bordo investigando el motivo de la explosión, pero consideran que ha sido un ataque terrorista”, informaba por su parte la agencia Tasnim, próxima a la Guardia Revolucionaria. “Los dos depósitos principales están dañados, lo que ha provocado un escape de crudo”, añadía la fuente. Poco después la agencia IRNA ha asegurado que el vertido estaba controlado.

La Compañía Nacional de Buques de Irán (NITC), una subsidiaria de NIOC, ha desmentido haber dicho que “misiles de Arabia Saudí habían alcanzado” el Sabiti, como le atribuían algunas informaciones de medios iraníes. También ha negado que se hubiera producido un fuego a bordo como había difundido previamente la televisión estatal.

“Estamos al tanto de las informaciones, pero no tenemos más detalles”, ha respondido, por su parte, un portavoz de la V Flota estadounidense, con base en Bahréin, citado por Reuters. De momento, el precio del barril Brent ha respondido con una subida de un 2,1% hasta los 60,36 dólares.

En cualquier caso, el nuevo suceso se produce cuando aún no se han calmado las tensiones regionales por el bombardeo con drones contra dos importantes infraestructuras petroleras de Arabia Saudí, del que este país responsabilizó a Irán a pesar de que los rebeldes Huthi de Yemen se atribuyeron la operación. El ataque, el más grave de ese tipo sufrido por el reino saudí, redujo casi un 6% la producción global de petróleo. Además, seguía a varios meses de incidentes en aguas cercanas al estrecho de Ormuz, por el que cruza una quinta parte del crudo que se consume en el mundo.

Estados Unidos culpó a Irán por los sabotajes contra seis petroleros de diferentes nacionalidades que se produjeron entre mayo y junio pasado en el mar de Omán, frente a las costas de Emiratos Árabes Unidos (EAU). También en junio, la Guardia Revolucionaria de Irán derribó un dron espía estadounidense, lo que llevó al presidente Donald Trump a ordenar un bombardeo de represalia, solo abortado en el último minuto. Al mes siguiente, Irán capturó un navío británico, el Stena Impero, en aparente represalia por la detención en Gibraltar de un buque cisterna iraní cargado de crudo para Siria.

Ese suele ser también el destino que se sospecha de los petroleros iraníes que navegan por el mar Rojo con destino al canal de Suez, ya que debido a las duras sanciones de EE UU, Irán tiene muy difícil vender su crudo a otros países.

NIOC describe el Sabiti como un navío Suezmax, lo que significa que se trata de un buque cisterna del mayor tamaño que puede atravesar ese canal. Tras lo ocurrido, el petrolero ha cambiado su rumbo y, según información de la web de recopilación de datos Refinitiv, se dirige a la isla iraní de Larak, en el estrecho de Ormuz. “Ningún país ha ofrecido asistencia”, ha declarado un portavoz de la NITC, citado por los medios locales.