La VoZ digital | Ministro insiste con llevar a juicio a hermana de secuestrador

2020-02-26 | 18:35

Arrom, Martí y Colmán

Ministro insiste con llevar a juicio a hermana de secuestrador
103



  •  


Cristina Arrom y Esteban Aquino. GENTILEZA Cristina Arrom y Esteban Aquino. GENTILEZA
Esteban Aquino apeló la desestimación de la querella contra Cristina Arrom por difamación, calumnia e injuria. El caso tuvo un extraño giro, ya que primero la jueza Blanca Gorostiaga había elevado a juicio, pero luego desestimó la causa.

El ministro de la Secretaría Nacional de Inteligencia (SIN), Esteban Aquino insiste en llevar a juicio oral y público a Cristina Haydee Arrom Suhurt, hermana del secuestrador y prófugo de la justicia paraguaya, Juan Arrom Suhurt. La mujer había acusado al actual secretario de Estado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) de ser uno de los implicados en el supuesto secuestro político de su hermano en el año 2002, que no plenamente probado ante el estamento internacional.

La causa tuvo un llamativo giro cuando la jueza Blanca Gorostiaga, que en un principio había determinado llevar a juicio la querella por difamación, calumnia e injuria, pero el 10 de febrero resolvió desestimar la querella. Esta acción ya fue apelada por el abogado Raúl Caballero.

El juicio debía de darse el 23 y 24 de marzo del 2020.

La jueza se basa en el artículo 53 del reglamento de la Corte sobre la protección de presuntas víctimas, testigos y peritos.

“El artículo 53 del Reglamento de la Corte Interamericana únicamente puede aplicarse para los casos contencioso y las opiniones consultivas. En el caso concreto, el caso contencioso ya no existe, pues el procedimiento concluyó con una sentencia rechazando la pretensión en contra del Estado Paraguayo, conforme se ha acreditado en el expediente. Por tanto, no se puede alegar los efectos de un reglamento en un procedimiento inexistente”, argumentó el abogado Raúl Caballero, quien representa a Aquino.

La defensa de Aquino sostiene que la Carta Magna y las normativas inferiores garantizan el derecho a la protección de la dignidad y de la imagen privada de las personas, pero esto no fue tenido en cuenta en el reclamo que realizó el ministro ante la agresión de la hermana del secuestrador prófugo.