La VoZ digital | Califican de paranoica a Gwyneth Paltrow por sus medidas contra el coronavirus y ella recuerda su película "Contagio"

2020-02-28 | 10:20

Coronavirus

Califican de paranoica a Gwyneth Paltrow por sus medidas contra el coronavirus y ella recuerda su película "Contagio"
103



  •  


Gentileza Gentileza
La actriz fue tildada de paranoica y exagerada por sus medidas de prevención contra el coronavirus, a través de una fotografía que ella misma alzó en su Instragram. Ella no piensa lo mismo y recuerda la película "Contagio", la cual protagonizó en el 2011. La imagen fue tomada cuando viajaba a París.

El temor por el coronavirus ya se ha extendido prácticamente por todo el planeta y, a día de hoy, es imposible no toparse con alguna noticia o información relacionada con el virus. Asimismo, las redes sociales se han convertido en escenario de bulos y memes y son también un claro reflejo de esta preocupación. Y si no que se lo digan a Gwyneth Paltrow, que ha compartido con sus casi siete millones de seguidores de Instagram su preocupación por esta enfermedad.

«De camino a París. ¿Paranoica? ¿Prudente? ¿En estado de pánico? ¿Plácida? ¿Pandemia? ¿Propaganda? Paltrow va a seguir adelante y a dormir con esta cosa en el avión. Ya he estado en esta película. Manteneros a salvo. No os deis la mano. Lavaos las manos con frecuencia», ha escrito junto a una fotografía en la que posa con una llamativa mascarilla, uno de los elementos más codiciados estas semanas.

La actriz hace referencia en su mensaje la película «Contagio» (2011) en la que participó, pero toda la atención se ha centrado en su mensaje alarmista, que ha sido catalogado por muchos de «paranoico». «Detened la psicosis, por favor», escribe un usuario bajo el post, mientras otro bromea con la situación, al estar a bordo de un avión: «Vale... entonces, ¿estás en un avión con muchos otros pasajeros? ¿o estás en un avión privado?... en ese caso, una máscara es un poco dramática». Ha habido incluso quienes le han deseado «suerte» en su viaje a Europa.

 

 

 

Fuente EL PAIS