La VoZ digital | “La oración es nuestra arma vencedora”, dice Francisco durante el Urbi et Orbi

2020-03-27 | 15:52

Pandemia covid-19

“La oración es nuestra arma vencedora”, dice Francisco durante el Urbi et Orbi
103



  •  


Papa Francisco, como muy pocas veces, con la Plaza de San Pedro vacía. GENTILEZA Papa Francisco, como muy pocas veces, con la Plaza de San Pedro vacía. GENTILEZA
Con un desolado paisaje, en solitario, el sumo pontífice de la Iglesia Católica rezó en la Plaza de San Pedro. Dio la bendición a la ciudad y el mundo, y indulgencia plenaria.

“Al igual que a los discípulos del Evangelio, nos sorprendió una tormenta inesperada y furiosa. Nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados; pero, al mismo tiempo, importantes y necesarios, todos llamados a remar juntos”.

Con estas palabras, el Papa Francisco ha iniciado su reflexión centrándose en el Evangelio según San Marcos, capitulo 5, versículo 35, tras la escucha de la Palabra desde el atrio de la Basílica de San Pedro en el momento extraordinario de oración convocado por él mismo el pasado domingo ante la emergencia sanitaria por coronavirus.

El Papa además ha expresado que “nos encontramos asustados y perdidos” pero en esta barca – recuerda – “estamos todos”, de hecho, continúa, “al igual que esos discípulos, que hablan con una única voz y con angustia dicen: “perecemos”, también nosotros descubrimos que no podemos seguir cada uno por nuestra cuenta, sino sólo juntos”.

LA ORACIÓN Y EL SERVICIO SILENCIOSO SON NUESTRAS ARMAS VENCEDORAS

El comienzo de la fe es saber que necesitamos la salvación. “Invitemos a Jesús a la barca de nuestra vida” nos pide el Papa y “entreguémosle nuestros temores, para que los venza”. Francisco asegura que si hacemos esto, experimentaremos, al igual que los discípulos, que con Él a bordo, no se naufraga”. En este sentido, el Papa nos hace un ejemplo gráfico: “Tenemos un ancla: en su Cruz hemos sido salvados. Tenemos un timón: en su Cruz hemos sido rescatados. Tenemos una esperanza: en su Cruz hemos sido sanados y abrazados para que nadie ni nada nos separe de su amor redentor”.

Al final de su reflexión, el Papa ha pedido al Señor que bendiga “al mundo”, de salud “a los cuerpos” y consuele “los corazones”. “Nos pides que no sintamos temor, pero nuestra fe es débil y tenemos miedo” ha concluido.

 

Fuente: Vatican News