La VoZ digital | Presidente verifica horno pirolítico de la Senad, preparándose para lo peor

2020-04-04 | 16:32

Pandemia covid-19

Presidente verifica horno pirolítico de la Senad, preparándose para lo peor
103



  •  


El presidente en compañía de Giuzzio y Lemir. GENTILEZA El presidente en compañía de Giuzzio y Lemir. GENTILEZA
Marito, Giuzzio y Lemir verificaron el funcionamiento del horno pirolítico de la Senad, que sería utilizado ante una eventual muerte masiva producto de la pandemia. El Gobierno insiste en respetar el aislamiento.

En la siesta de este sábado el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, el ministro de la Senad, Arnaldo Giuzzio y el médico forense de la Fiscalía, doctor Pablo Lemir verificaron el funcionamiento del horno pirolítico de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad).

“En compañía del Presidente Mario Abdo hicimos una revisión técnica del horno pirolítico de la Senad. Ponemos a la orden de salud todos nuestros recursos”, dijo el titular de la Senad.

Este horno especial tiene la capacidad de limpiarse solo. De esta manera el Gobierno se prepara para el peor escenario posible que podamos tener por la pandemia del coronavirus.

“Nos estamos preparando en caso que pase lo peor, los cuerpos serán calcinados en este horno”, dijo el ministro de la Senad en contacto con 1080 AM.

Esta situación se da luego de una semana que la ciudadanía se relajó bastante para no cumplir con las medidas de aislamiento social establecidas por las autoridades del Ministerio de Salud para evitar el contagio masivo del covid-19.

"Lo máximo que puede quemar por día son 5 a 6 cuerpos. El escenario que nos pintaron es bastante crudo y hay que estar preparados. No hay cementerio que aguante muertes masivas”, remarcó Giuzzio.

En el mismo podrá darse cremación de hasta seis cuerpos por día, atendiendo el tiempo que llevaría cada uno, calculado en una hora y media o dos horas.

El horno, cuya función original es la incineración de drogas, puede llegar a temperaturas superiores a los 1000° en su uso habitual, mientras que en el caso de cuerpos humanos, se calcula un proceso sometido a 800°, aproximadamente.