La VoZ digital | Nueve presidentes latinos piden mayor apoyo de organismo internacionales

2020-06-24 | 15:34

Pandemia COVID-19

Nueve presidentes latinos piden mayor apoyo de organismo internacionales
103



  •  


Reunión virtual de los presidentes. GENTILEZA Reunión virtual de los presidentes. GENTILEZA
Los presidentes de Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Perú, Paraguay, República Dominicana y Uruguay mantuvieron una reunión virtual sobre el análisis socioeconómico de la coyuntura de la pandemia del coronavirus. La misión es lograr tener mayor apoyo financiero y técnico a los países de América Latina y el Caribe.

Presidentes latinoamericanos abordaron los efectos económicos y sociales de la pandemia. En la ocasión, solicitaron a los organismos internacionales la aplicación de medidas adicionales de apoyo para la región, que contemplen préstamos de largo plazo y donaciones para fortalecer la salud y garantizar la asistencia a los sectores más afectados de la población.

En el encuentro se realizó este martes a través de una videoconferencia del que participaron los mandatarios de Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Perú, Paraguay, República Dominicana y Uruguay, informó IP. 

Igualmente estuvieron el presidente del Banco de Desarrollo de América Latina, Luis Carranza, el presidente del Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Dante Mossi, la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan y la secretaria general de Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) Alicia Bárcena.

LA DECLARACIÓN INEXTENSO: 

Juntos por una respuesta para América Latina y el Caribe  ante la covid-19

América Latina y el Caribe se enfrentan a la peor recesión económica de las últimas décadas como consecuencia de la pandemia de la covid-19. De acuerdo con las previsiones de los principales organismos internacionales, los países latinoamericanos y del Caribe sufrirán de manera especialmente aguda las consecuencias de esta crisis. Es previsible que sus efectos económicos y sociales sean profundos y provoquen un aumento considerable de las tasas de pobreza y desigualdad en toda la región.

Frente a la gravedad de una situación tan excepcional como la actual, creemos necesario adoptar un enfoque innovador y ambicioso que permita mitigar el impacto de esta crisis y recuperar la senda de un crecimiento sostenible e inclusivo que promueva el progreso económico y social sin dejar a nadie atrás.

Por ello, nos hemos decidido a poner en marcha la iniciativa “Juntos por una respuesta para América Latina y el Caribe ante la covid-19”, cuyo objetivo es impulsar un mayor apoyo financiero y técnico a los países de América Latina y el Caribe y ayudarles a dotarse de los recursos necesarios para afrontar con éxito el desafío de la covid-19 y sus consecuencias sanitarias, sociales, económicas y financieras.

En este contexto, las Instituciones Financieras Internacionales (IFIs) han respondido de forma oportuna y decidida, aumentando los recursos destinados a la región, flexibilizando sus instrumentos, y agilizando los procesos de desembolsos, entre otros. Sin embargo, esta crisis sin precedentes exige una respuesta aún más contundente, coordinada y adaptada a las necesidades de los países.

Los abajo firmantes hacemos un llamamiento a las Instituciones Financieras Internacionales para que, en este momento histórico y en coordinación con el resto de actores económicos y sociales regionales e internacionales, consideren medidas adicionales de apoyo para ayudar a los países de América Latina y el Caribe, independientemente de su clasificación por nivel de renta y con especial énfasis en los más vulnerables, a superar con éxito esta crisis.

Entre las medidas adicionales a considerar, las Instituciones Financieras Internacionales podrían evaluar la articulación y ampliación de instrumentos de apoyo, tanto financieros como de asistencia técnica, en dos ámbitos de actuación: a nivel macroeconómico, a través de herramientas que permitan estabilizar los flujos de capital, garantizar la liquidez y aumentar el margen fiscal; y a nivel sectorial, mediante instrumentos que permitan reforzar los sistemas de salud y de protección social, con especial atención al empleo.

En el ámbito macroeconómico, proponemos evaluar una serie de acciones dirigidas a dotar a los países del margen necesario para implementar medidas urgentes de respuesta y políticas contra-cíclicas, salvaguardando siempre la sostenibilidad de la deuda:

– Ampliar el margen fiscal mediante préstamos de largo plazo en condiciones adecuadas, garantías para relanzar la actividad económica y estudiar posibles reestructuraciones de pagos de deuda, caso por caso, a países altamente endeudados como consecuencia de la pandemia.

– Garantizar la liquidez facilitando el acceso a líneas swap de divisas, emitiendo y reasignando derechos especiales de giro y proporcionando líneas de crédito de rápido acceso.

– Extender garantías para apoyar la financiación mixta de inversiones sostenibles y crear mecanismos para estabilizar los flujos de capital.

En cuanto a los instrumentos que permitan reforzar los sistemas de salud y de protección social, proponemos:

– Préstamos blandos, posibles donaciones bilaterales y reasignación de recursos previamente aprobados para reforzar urgentemente las capacidades presentes y futuras de los sistemas de salud nacionales.

– Préstamos blandos, posibles donaciones bilaterales y reasignación de recursos previamente aprobados para financiar, entre otros: a) programas de reactivación productiva, incluida la mejora de la infraestructura fronteriza que fomente mayor integración regional; b) apoyo al empleo y fortalecimiento de los sistemas de protección social; y c) sostén a las micro, pequeñas y medianas empresas, con especial atención a aumentar su inserción internacional e integración en cadenas globales de valor.

– Asistencia técnica para fortalecer los sistemas de protección social, reforzar la capacidad de gestión y aumentar la progresividad de los sistemas fiscales, de forma que las políticas sociales sean aún más efectivas y orientadas a los más vulnerables y se mejore la eficiencia y calidad del gasto público.

Las instituciones financieras internacionales actuarán de acuerdo con sus respectivos mandatos y marcos jurídicos. Evaluarán las necesidades de capital requerido para proporcionar una respuesta adecuada y eficaz ante la crisis sanitaria y económica generada por la pandemia, preservando al tiempo su calidad crediticia.

Por nuestra parte, los países y organizaciones regionales firmantes reiteramos nuestro firme compromiso con el progreso social en América Latina y el Caribe, especialmente en momentos de dificultad como el actual. Reiteramos nuestra voluntad de poner todos los medios necesarios para combatir la pandemia, reforzar la atención a los más vulnerables, mejorar la cohesión y los sistemas de protección social, aumentar la progresividad de nuestros sistemas impositivos y combatir la informalidad laboral y la corrupción. Estamos convencidos de que sólo desde la solidaridad y la cooperación internacional podremos mitigar los efectos de la pandemia de la covid-19 en nuestro tejido social y en nuestras economías.

Con la iniciativa “Juntos por una respuesta para América Latina y el Caribe ante la covid-19” queremos contribuir a que los países latinoamericanos y del Caribe tengan a su disposición mayores recursos para responder al desafío socioeconómico que supone esta crisis y para que puedan sentar las bases de un crecimiento más equilibrado, sostenible e inclusivo en toda la región.

Esta declaración es suscrita por: Alberto Fernández, presidente de Argentina; Mia Mottley, primera ministra de Barbados; Iván Duque, presidente de Colombia; Carlos Alvarado, presidente de Costa Rica; Sebastián Piñera, presidente de Chile; Lenín Moreno, presidente de Ecuador; Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España; Mario Abdo Benítez, presidente de Paraguay; Martín Vizcarra, presidente de Perú; Danilo Medina, presidente de República Dominicana; Luis Lacalle Pou, presidente de Uruguay; Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina; y Rebeca Grynspan, secretaria general Iberoamericana.