La VoZ digital | Allanan una vivienda frente al Juzgado donde asesinaron a jueza

2020-06-28 | 09:13

CRIMEN DE UNA JUEZA

Allanan una vivienda frente al Juzgado donde asesinaron a jueza
103



  •  


Juzgado de Hernandarias, donde asesinaron a una jueza. GENTILEZA Juzgado de Hernandarias, donde asesinaron a una jueza. GENTILEZA
Policía y Fiscalía allanaron una casa que está frente a la sede judicial de Hernandarias donde asesinaron a la jueza Diana Mereles Duarte. Encontraron drogas y algunas prendas que pertenecen a un adolescente que fue ocupado por el guardia Wilson Scappini, sospechoso del crimen.

En horas de la madrugada de este domingo los agentes del Departamento de Investigaciones del Alto Paraná allanaron una vivienda que está frente a la sede del Juzgado Penal de Hernandarias, sobre la calle Uruguay casi Juan E O´Leary.

Se procedió a la verificación en busca de rastro de Wilson Miguel Scappini Villalba (28), funcionario de la mencionada sede judicial y sospechoso del horrendo crimen de la jueza de Primera Instancia Civil, Comercial y Laboral de Hernandarias, Diana Eveline Mereles Duarte (38) que ocurrió ayer.

Fuentes informaron que los policías procedieron a la incautación de un par de prendas de vestir como una campera negra y un buzo negro, además de una pequeña dosis de marihuana picada envuelta en polietileno que estaba en el bolsillo derecho de pantalón tipo buzo levantado.

El allanamiento se realizó debido a que en las filmaciones de la cámara de vigilancia se observa a una persona acudir al llamado del guardia de seguridad, sospechoso del crimen. Un adolescente entrevistado por la fiscala Natalia Montanía confesó que efectivamente el guardia Scappini lo ocupó cerca de las 16.00 para comprarle bebidas alcohólicas y una cajetilla de cigarrillo.

El adolescente indicó que él es adicto a la marihuana que se encontró en el bolsillo del buzo incautado, y cuyas vestimentas concuerdan con las que se observan en las imágenes de las cámaras instaladas en el frente del Juzgado.

Además, agregó que el guardia suele ocuparle para compras de desayunos o para proveerse de agua de la casa allanada, ya que supuestamente el agua de las tuberías del juzgado tiene mal gusto.