La VoZ digital | La obesidad, el mal que somete al planeta

2016-01-25 | 22:00

Campañas instan a llevar una vida más saludable

La obesidad, el mal que somete al planeta
103



  •  


La obesidad es uno de los problemas más generalizados que afectan a todas las poblaciones del mundo. (Foto Shutterstock) La obesidad es uno de los problemas más generalizados que afectan a todas las poblaciones del mundo. (Foto Shutterstock)
La obesidad es un mal que aqueja a gran parte de la población mundial. En EE.UU. más de un tercio de la población es obesa, por lo que la lucha para combatir el exceso de peso es una guerra que se está librando no sólo a nivel personal, sino que también con campañas de gobierno y mediante la promoción de un estilo de vida saludable.

En primer lugar se debe dejar de lado la vida sedentaria para poder combatir la obesidad. Esto no significa que se tiene que estar horas y horas en un gimnasio, sino que se deben aprovechar las oportunidades del día para ser activo. He aquí, algunos consejos al respecto:

Levántate de tu cama, y empieza a moverte, haz todas las cosas de tu hogar para que esté limpio... Ya con eso harás gran actividad física. También tienes que comprar las cosas que consumes en tu casa, por lo que puedes aprovechar para irte caminando a hacer las compras, en vez de ir en automóvil, y así realizar una caminata.

Lo recomendado es dormir entre siete y nueve horas de noche. No es lo mismo que duermas de día algunas horas saltadas a que tengas un sueño largo y continuado de noche. Estudios han demostrado una conexión entre las personas obesas y la falta de sueño. Deja tiempo en tu agenda para descansar lo que necesites, considéralo muy importante. Si duermes poco tu cuerpo disminuye tu metabolismo, por lo que tiendes a engordar. El agua es el combustible de nuestro cuerpo, ya que ayuda a muchos procesos, principalmente el digestivo. Así evitarás el estreñimiento y podrás hacer que tu cuerpo funcione correctamente.

La principal forma de perder peso es reducir las calorías. Así que intenta comer lo menos posible las comidas chatarra y las demasiado grasosas. No es que no puedas comerlas, de vez en cuando nos alegran, pero muy seguido son perjudiciales para nuestra salud. Es fundamental que consumas frutas y verduras todos los días. Acostúmbrate a comer ensaladas en tu almuerzo y una fruta de postre y verás cómo vas incorporando fácilmente una dieta sana.

A todos nos da hambre cada cierto tiempo, pero si te pasa, cómete una fruta, o una barrita de cereal. No es bueno que andes picando a cada rato, comiendo cosas que te hagan engordar. Preocúpate de comer un desayuno y almuerzo contundente y no tendrás tanta hambre entre medio.

Si compras tu almuerzo, es probable que encuentres más comida chatarra que comida sana, además de que vas a gastar más dinero, por lo que es mejor que te cocines y lleves la comida a tu trabajo. No creas que por calentarla no será buena, no queda tan rica, pero es mejor que te preocupes y comas sanamente.