La VoZ digital | Ex policía fue condenado por atentar contra estanciero

2020-07-03 | 17:44

PODER JUDICIAL

Ex policía fue condenado por atentar contra estanciero
103



  •  


Imagen ilustrativa. GENTILEZA Imagen ilustrativa. GENTILEZA
El fiscal Armín Echeguren llevó adelante la acusación contra el ex subfocial de Policía Plácido Samudio por el intento de homicidio del estanciero Fidencio Benítez Bazán, hecho que se dio en diciembre del 2014 en General Bruguez, Chaco. El móvil fue la disputa de una herencia.

El ex suboficial de Policía, Plácido Samudio Villalba fue hallado culpable y condenado a cumplir una pena de 13 años de privación de libertad por el hecho punible de tentativa de homicidio doloso. En encargado de la acusación en el jucio oral y público fue el agente fiscal de la Unidad Zonal de Villa Hayes, Armín Echeguren.

Tribunal de Sentencia de Villa Hayes estuvo presidido por la jueza Sonia Villalba y fueron miembros los magistrados Christhian  Bernal y Cristian González.

Según los antecedentes, el caso por el que fue condenado el ex policía ocurrió el 4 de diciembre de 2014, en horas de la tarde, en la estancia San Marcos ubicado en el km 175 de la Ruta PY12 de la localidad de General Bruguez, departamento de Presidente Hayes.

El uniformado había atacado a Fidencio Aníbal Benítez, quien recibió 4 disparos de arma de fuego.

Conforme a las evidencias colectadas en la etapa preparatoria, los hechos habían ocurrido de la siguiente manera: Benítez llegó hasta la estancia de su ya fallecido padre, cuya sucesión se estaba tramitando. En el lugar solicitó permiso a la madrastra Marta Sanabria, quien autorizó el ingreso tanto a él como a las personas que lo acompañaban, que eran su abogado y un secretario.

Ya  dentro de la vivienda, Benítez se dispuso a descansar, momento en el cual sintió algo caliente impactó en su cara, y tras levantarse, escupió una bala que se le quedó en la boca. En ese momento, comentó la víctima, alzó la mirada y vio a Samudio disparando desde una de las dependencias de la casa.

Datos de la época revelan que el ex policía era la pareja de Gladys Sanabria, la hija de la señora Marta. Se sospechaba que la disputa del inmueble fue el móvil del intento de asesinato.