La VoZ digital | Seis internos de Tacumbú y una mujer fueron condenados por llamadas extorsivas

2020-07-28 | 15:09

DESDE ADENTRO

Seis internos de Tacumbú y una mujer fueron condenados por llamadas extorsivas
103



  •  


Imagen ilustrativa. GENTILEZA Imagen ilustrativa. GENTILEZA
El Tribunal de Sentencia encontró culpable de extorsión y asociación criminal a seis personas privadas de libertad de la Penitenciaría Nacional de Tacumbú, que realizaban las llamadas, y a una mujer, que se encargaba de efectivizar el dinero de los giros de dinero. El encargado de la investigación y acusación fue el agente fiscal Federico Delfino.

El agente fiscal Federico Delfino de la Unidad Penal Especializada en Hechos Punibles contra la Libertad de las Personas – Antisecuestro y Antiterrorismo, representó al Ministerio Público en un Juicio oral y público en el cual 7 acusados, todos personas privadas de libertd de la Penitenciaria de Tacumbú, quienes fueron condenados por casos de extorsión y asociación criminal.

Tras considerar el reproche y la culpa, Carlos Alberto Chávez fue condenado a 7 años de pena privativa de libertad; en tanto, Rosalino Ramón Ruiz Gómez, Gustavo Ramón Benítez Britez, Tomás Algarín Sotelo, Armindo Ismael González, Pedro José Vera Cohene recibieron una pena de 6 años de cárcel, y Ninfa Mancuello Escobar una de 2 años de prisión.

Carlos Alberto Chávez junto con otros reclusos habrían conformado una banda criminal para la realización de hechos punibles como Extorsión, Coacción, Estafa y otros a fin de obtener sumas de dinero, a través de llamadas telefónicas. La mujer hoy día condenada participó con el afán de recibir y efectivizar los giros de dinero recibidos de las extorsiones realizadas desde la Penitenciaría.

Chávez era quien se encargaba de llamar a las víctimas y en ese sentido, en fecha 29 de abril del 2017 se comunicó con una de ellas, a las 16:40 horas aproximadamente, utilizando una voz femenina para hacerse pasar por una mujer. Esta supuesta mujer le dijo que estaba secuestrada con llantos y gritos; y la víctima, por la confusión y por el parecido de la voz de su mujer, pensó que era la misma.

Posteriormente, una voz masculina le comunicó que habrían secuestrados a su esposa y su hijo, exigiéndole que realice giros de dinero, vía “Giros Tigo”, para liberar supuestamente a su familia. Es así por temor a la vida de su familia, la víctima realizó el giro de varias sumas de dinero, que totalizaron 23.400.000 guaraníes.

Con la investigación fiscal fueron identificados y acusados por la comisión de los hechos punibles descriptos.