La VoZ digital | Martínez observa con temor el avance de la pandemia y califica a Abdo de falso opositor

2020-08-20 | 18:07

PANDEMIA

Martínez observa con temor el avance de la pandemia y califica a Abdo de falso opositor
103



  •  


Senadora Esperanza Martínez. GENTILEZA Senadora Esperanza Martínez. GENTILEZA
La congresista del Frente Guasu se mostró dura con el presidente de la República, a quien calificó de falso opositor, recordando que se había mostrado como oposición y alternativa a Horacio Cartes, pero que al llegar al poder no presentó ninguna nueva política de gobierno.

La senadora Esperanza Martínez analizó la situación de la república, y mencionó que  la crisis de endeudamiento se profundiza con la pandemia y que golpea a la población más débil, a familias muy vulnerabilizadas, cayendo el peso de la deuda aún más violentamente sobre las mimas.  

Señaló que “lo único que hemos recogido en estos 2 años son crisis sucesivas de un gobierno que tiene incapacidad para tomar resoluciones efectivas. Tuvimos corrupción, impunidad, reparto de negocios entre amigos, que pasan del asombro al estupor”, sentenció.

En este sentido, expresó que “le dimos la credibilidad política al ministro Mazzoleni en sus aparentemente acertadas primeras acciones para el confinamiento, donde la población puso lo mejor de sí, que no fue solo quedarse en casa, sino quedarse sin trabajo, sin condiciones para seguir adelante, y a cambio, hoy, están casi todos los hogares paraguayos empobrecidos y muchos de ellos ya sin esperanzas”.

La senadora manifestó su indignación puesto que “la inercia, reparto de negocios, crisis e incapacidad de conducción son las características de este gobierno” y advirtió que “lo peor de todo es lo que está por venir”

Por último, Martínez expresó preocupación por el actuar en estos dos años de gobierno de Mario Abdo Benítez, a quien lo describió como “un falso opositor y sin propuestas”, falso opositor ya que se había presentado como la alternativa a Horacio Cartes, y sin propuestas porque “su política no ha sido más que la continuidad de las grandes líneas y estrategias que se iniciaron después del golpe parlamentario, que fue un duro golpe a la democracia paraguaya, donde se cambió a un presidente electo por el voto del pueblo, que gozaba de casi el 60 por ciento de aceptación, por una crisis política que ha instalado este nuevo proceso de endeudamiento acelerado que hoy, el país, tiene serias dificultades para pagar”.