La VoZ digital | El pico y las muertes se reducen a la mitad con uso de mascarilla, según Sequera

2020-09-03 | 18:20

CORONAVIRUS EN PARAGUAY

El pico y las muertes se reducen a la mitad con uso de mascarilla, según Sequera
103



  •  


Imagen ilustrativa. GENTILEZA Imagen ilustrativa. GENTILEZA
El doctor Guillermo Sequera, director de Vigilancia de la Salud habló y recordó que la utilización de tapabocas, el distanciamiento físico y el lavado de manos que colaboran notablemente para mitigar el impacto de la pandemia.

“El uso universal del tapabocas (mascarilla) está demostrando que reduce la mitad del tamaño del pico, y la mitad de la mortalidad”, declaró el titular de Vigilancia de la Salud, Guillermo Sequera, recordando que, con el acompañamiento de otras medidas esenciales, como el distanciamiento físico y el lavado de manos correcto y frecuente, se logra mitigar el impacto de la pandemia. El cumplimiento de las medidas es clave para disminuir riesgos y desacelerar los contagios.

En otro punto, puso en relieve la creencia que algunos tienen frente a la pandemia del COVID-19 conocido como el “negacionismo”, atribuida a un grupo de personas que, aparte de no cuidarse, pueden contagiar a otros, “eso es lo injusto de esto”, aseveró. “Te pueden decir: tuve fiebre nada más o fui positivo y ni cosquilla me hizo (el COVID-19); todo es bolaterapia”, indicando que además de negar la enfermedad y el riesgo de contagio, la afectación del virus puede ser distinta en cada persona.

El epidemiólogo aseveró que esto lo compara con el fenómeno del cigarrillo. “Hay mucha gente a la que ves fumando desde toda la vida y al parecer no le pasa nada, pero sin embargo, el joven fallece”. Informó que este año en el país murieron alrededor de 600 personas por cáncer de pulmón, de estos, 580 eran fumadores.

Además del cigarrillo, recordó otros factores de riesgo que pueden empeorar el cuadro de una patología, sobre todo de COVID-19, la obesidad. “Al ser obeso, una persona tiene la mecánica respiratoria con una capacidad reducida.

Advirtió que la mayoría de los jóvenes que fallecieron por el virus pandémico registraron alguna comorbilidad: obesidad, diabetes no controlada o problemas cardiovasculares.

RECOMENDACIONES

"En un principio, la recomendación era “quedarse en casa" mientras se preparaban los hospitales, se establecían los protocolos y la distribución de las zonas respiratorias y polivalentes", explicó el médico. Hoy, en cambio, la indicación es acudir al médico ante signos de alarma: fiebre y tos persistente, dolor o chillido de pecho, fatiga importante; mientras que el grupo vulnerable, niños y personas con enfermedades de base acudan a un servicio ante el primer síntoma.

Alega además la importancia de introducirnos a la nueva normalidad. "Hay que saber salir. Tenemos que aprender a juntarnos y a disminuir los riesgos, porque esto va para rato, mínimo un año más", advirtió.

Resaltó que el riesgo nulo no existe, pero podemos disminuirlo al mínimo adoptando las medidas sanitarias. “Si vamos a hacer un asado que sea disminuyendo los riesgos: al aire libre, con poca gente (de 3 a 5 personas), usando mascarilla en todo momento (quitarse solo para comer o beber), sin compartir vasos o botellas o cubiertos y manteniendo la distancia física”, puntualizó.

Otra forma de disminuir el riesgo de contagios es disminuyendo la frecuencia de los encuentros. “Si antes se realizaban asados cada fin de semana, aconseja espaciarlos cada 15 días o bien llevarlo a cabo una vez al mes; “con esto vamos disminuyendo las probabilidades de contagio, y llegará a haber contagios, no será masivo, que es lo que queremos evitar”, concluyó el alto funcionario de Vigilancia de la Salud.