La VoZ digital | Los once alimentos que generan dieta engañosa

2016-02-05 | 13:00

Aumenta el apetito

Los once alimentos que generan dieta engañosa
103



  •  


Varios alimentos que consumimos normalmente por considerarlos sanos, no los son en realidad. Varios alimentos que consumimos normalmente por considerarlos sanos, no los son en realidad.
Al momento de hacer una dieta una de las claves del éxito es conseguir saciarse sin comer demasiado, consumir alimentos nutritivos, saludables y que no inviten a seguir comiendo. Sin embargo, el fenómeno de los alimentos que aumentan el apetito más de lo que deberían es más común de lo que se cree. Jugos, yogures o aderezos 'light' a veces parecen inocentes en una dieta, pero en realidad no lo son.

Muchas veces, comer demás se relaciona con la gula o el aburrimiento, pero lo cierto es que los verdaderos culpables suelen ser los alimentos con un alto índice glucémico ya que no sacian el apetito a largo plazo y dan sensación de hambre poco después de haberlos comido.
El hambre es en sí el producto de un conjunto de interacciones que se dan entre el estómago, los intestinos, el cerebro, el páncreas y el flujo sanguíneo. Por esta razón, se trata de un circuito imperfecto que puede tener alteraciones. A continuación, la lista de alimentos que no generan saciedad con facilidad. 
 
1. Jugo
A pesar de que los jugos (sobre todo los famosos jugos detox) están de moda, el proceso utilizado para hacerlos elimina el nutriente principal: la fibra del líquido azucarado. Esto lo convierte en una bebida calórica que aumenta los picos de azúcar en sangre generando un shock que luego sube el apetito. 
La recomendación para evitar que esto suceda sería tomar agua para hidratarse y consumir las frutas y verduras con su fibra intacta o realizar jugos en el hogar para asegurarse que no tenga ningún agregado indeseado o demasiada azúcar. Otra alternativa sería añadir proteína en polvo para favorecer la absorción de alimentos en el torrente sanguíneo.
 
2. Yogures bajos en grasa
"Mientras que el yogurt es constantemente promovido como un alimento súper saludable, realmente depende del que uno elija para mantenerse lleno", dijo a la revista Time Kayleen St. John, dietista registrada en el Natural Gourmet Institute, una escuela de cocina saludable en la ciudad de Nueva York.
"Un típico yogur de 150 gramos con colchón de frutas tiene 150 calorías, 6 gramos de proteínas, 1,5 gramos de grasa y alrededor de 25 gramos de azúcar. La carga alta de hidratos de carbono y el bajo contenido de grasa te mantendrá en busca de algo más para comer, incluso después de la última cucharada", agregó.
En su lugar, lo mejor sería optar por un yogur natural de estilo griego -que contiene el doble de proteína- y añadirle las frutas, frutos secos y semillas. Lisa Hayim, dietista registrada y fundadora de The WellNecessities, agregó: "Estos alimentos, que a menudo se promocionan como snacks saludables, no nos satisfacen y no requieren masticación. Sin masticación, nuestro cuerpo muchas veces no se siente tan satisfecho como con los alimentos que sí la requieren".
 
3. Las claras de huevo
Si bien las claras de huevo son una buena fuente de proteínas, una gran cantidad de las grasas beneficiosas, vitaminas y minerales del huevo se encuentran dentro de la yema. 
La grasa saturada en las yemas de huevo no sólo contribuye a la sensación de saciedad, sino que es necesaria para la producción de hormonas y la absorción del cuerpo de algunas vitaminas y minerales: la vitamina A (buena para la piel y el sistema inmunológico), vitaminas del grupo B para la energía, y la colina, un nutriente bueno para el cerebro y los músculos.
 
4. Aderezos "sin grasa"
Al elegir el aderezo que dice ser light, generalmente se cree que se está eligiendo la opción más saludable. Lamentablemente no es el caso. Estos aderezos sin grasa pueden estar cargados de sal y azúcar para darles sabor, entonces su uso y abuso dejan una sensación de insatisfacción. Exactamente lo que la empresa de aderezo estás esperando, pero lo peor que le puede pasar a una dieta.
 
5. Barras de granola
Las barras de granola que se encuentran por todos lados suelen estar hechas de azúcar y aceites hidrogenados. Por eso son nulos de proteínas (que satisfacen) . A menudo son más bajos en calorías que una comida tradicional y no sirven como un reemplazo de la comida. El sabor que poseen es justo lo suficiente para abrir el apetito, pero están lejos de saciar el apetito.

6. Azúcar
El azúcar y la totalidad de sus homólogos (desde edulcorantes artificiales hasta el azúcar orgánica) son adictivos debido a la dopamina que liberan. "Teniendo en cuenta el hecho de que estamos evolutivamente diseñados para buscar la dulzura con el fin de sobrevivir y que las fuentes de alta concentración de azúcar son omnipresentes en cantidades interminables, la adicción de azúcar se ha convertido cada vez más frecuente y ha hecho una enorme contribución a nuestra crisis de salud global actual", dice Julieanna Hever, un dietista a base de plantas y autora de la dieta VegiTerranean y de la Guía del idiota para la Nutrición de Origen Vegetal. 
"Los edulcorantes refinados y procesados ​​son implacables en su capacidad para atraer a comer en exceso, y sin embargo, no proporcionan sensación de saciedad". La comida que es fuente de azúcar, como la fruta, es diferentes porque mantiene su fibra y sus nutrientes. Es por eso que usted puede consumir rápidamente un par de barras de chocolate o beber un gran vaso de jugo sin tener la sensación de saciedad, pero, por el contrario, intentar comer 10 manzanas o peras sería difícil", añade.
 
7. Ketchup
Una buena recomendación es pensar dos veces antes de agregarle este condimento a las papas fritas o a cualquier otro plato. "La salsa de tomate, o cualquier comida hecha con jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF), puede hacer que el apetito siga aumentando. El JMAF interrumpe el metabolismo del cuerpo y disminuye la producción de leptina, lo que nos ayuda a sentir llenos. Como resultado, no hay ningún mensaje que indique al cuerpo que usted está lleno y que es hora de dejar de comer", dijo Lisa Hayim.
 
8. Cereales azucarados
Muchos cereales azucarados son nulos en fibra y proteína, dos nutrientes que se necesitan a primera hora de la mañana para mantener el azúcar en la sangre estable y evitar un ataque de hambre a media mañana. Mezclar un cereal azucarado con leche descremada significa evitar la grasa y la saciedad. Se recomienda buscar cereales con más de cinco gramos de fibra de origen natural y no escatimar en la grasa o proteína.
Además, se debe tener cuidado con los cereales bajos en calorías y que dicen ser light. Incluso si son bajos en azúcar y calorías, tienden a ser bajos en fibra y proteínas.
 
9. Snacks salados
"Es cierto que nunca se puede comer sólo uno. Eso es porque los bocadillos salados contienen cantidades excesivas de sodio, y a menudo carecen de fibras o proteínas", dice St John. "El alto contenido de sal de estos alimentos es deshidratante y puede engañar al cuerpo haciéndole comer más de los snacks en lugar de indicarle que debe tomar un vaso de agua". 
La falta de proteínas y fibra significa que el snack tiene muchos carbohidratos y que es desequilibrado, dando lugar a un pico de azúcar en la sangre casi inevitable". Hayim añade: "Ciertos estudios cerebrales demuestran que el sodio provoca una liberación de dopamina, el neurotransmisor asociado con el placer. Eso significa que cuanto más sal se come, más se quiere".
 
10. Endulzantes artificiales
Simplemente porque un alimento sea "libre de azúcar" no significa que sea saludable. Siempre es importante revisar la etiqueta para ver si se han añadido edulcorantes artificiales.
Los endulzantes como el aspartamo, la sucralosa o la sacarina exacerban las células cerebrales haciéndoles pensar que están a punto de digerir azúcar con sus correspondientes calorías, sin dársela realmente. El problema es que para compensar esta falta puede que se generen más antojos de comer dulces durante el día. En un período más extenso, es posible que este proceso afecte los centros de control de hambre del cerebro.
 
11. Sopas deshidratadas
Las sopas pueden ser un elemento genial de las dietas para engañar al estómago, pero no cuando se trata de sopas procesadas. Estas sopas contienen más sodio que cualquier otro alimento y este es el culpable de generar esa sensación de adicción que deja con ganas de más.