La VoZ digital | Las derrotas de sus partidarios en las municipales deja a Bolsonaro debilitado políticamente

2020-11-16 | 19:39

BRASIL

Las derrotas de sus partidarios en las municipales deja a Bolsonaro debilitado políticamente
103



  •  


Imagen ilustrativa. GENTILEZA Imagen ilustrativa. GENTILEZA
A pesar de que varios de sus partidarios perdieron las elecciones a intendencia en varios municipios del Brasil, el presidente Jair Bolsonaro salió al paso de los analistas e indicó que la ola conservadora del 2018 llegó para quedarse. La mayor parte de los candidatos que el mandatario respaldó para los cargos de alcaldes y concejales para los próximos cuatro años fueron derrotados.

En varias ciudades, la mayoría de los candidatos respaldados por el presidente de extrema derecha quedó fuera de una segunda vuelta en los comicios, dando paso a una derecha más moderada. Si bien la tendencia en el voto de los brasileños podría dañar una eventual esperanza de reelección en el mandatario, Bolsonaro negó que fuera una derrota y aseguró que la ola conservadora de 2018 "llegó para quedarse".

Las elecciones municipales del domingo en Brasil representan un revés al apoyo de los brasileños sobre las políticas del presidente Jair Bolsonaro. Una tendencia que se podría ver reflejada en las presidenciales de 2022, en caso de que decidiera ir a por la reelección, aunque recientemente dijo que no está seguro de querer aspirar a un segundo mandato.

La mayor parte de los candidatos que el mandatario respaldó para los cargos de alcaldes y concejales para los próximos cuatro años fueron derrotados. Los votantes en las grandes capitales brasileñas dieron la espalda a la ultraderecha y en cambio prefirieron políticos experimentados de movimientos tradicionales como el partido Demócratas o el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB)

En Sao Paulo, por ejemplo, el mayor colegio electoral del país, Celso Russomanno, el candidato respaldado por el mandatario, obtuvo poco más del 10% y quedó fuera de la segunda vuelta que tendrá lugar el próximo 29 de noviembre.

Allí la contienda se definirá entre el actual alcalde Bruno Covas, del centro-derecha PSDB, y el excandidato presidencial Guilherme Boulos, del progresista Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

Además de Russomanno, también sufrieron una derrota los 'bolsonaristas' Coronel Menezes en Manaos, la capital de Amazonas, y Bruno Engler en Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais, donde los votantes reeligieron a Alexandre Kalil, quien tomó estrictas medidas de cuarentena y distanciamiento social que fueron criticadas por el presidente Jair Bolsonaro, que por su parte ha minimizado en diversas ocasiones la gravedad del Covid-19.

"La pandemia ha frenado la tendencia hacia la anti-política y el rechazo de los partidos tradicionales por ser corruptos (…) Los votantes entendieron que los políticos elegidos con Bolsonaro en 2018 tienen fallas y quieren que los servicios públicos mejoren", aseguró Creomar de Souza, director de la consultora Dharma Political Risk and Strategy, con sede en Brasilia.

Sin embargo, en Río de Janeiro, la segunda ciudad con más electores del país, el actual alcalde Marcelo Crivella, del Partido Republicanos y apoyado por Bolsonaro, consiguió el 21,8% de los votos, y se enfrentará en segunda vuelta a Eduardo Paes (centro-derecha, del Movimiento Democrático Brasileño), quien obtuvo cerca del 40% de los sufragios.

LA OLA CONSERVADORA "QUE LLEGÓ PARA QUEDARSE" EN EL 2018

Pese a los resultados, el mandatario brasileño rechazó una debilidad política. Por el contrario, dijo que "la izquierda sufrió una derrota histórica en estas elecciones, una clara señal de que la ola conservadora llegó en 2018 para quedarse (...) Para el 2022, la certeza de que en las urnas consolidaremos nuestra democracia con un sistema electoral mejorado. Dios, Patria y Familia".

"Mi ayuda a algunos pocos candidatos a alcalde se resumió a cuatro directos en un total de tres horas", justificó el jefe de Estado.

De los siete candidatos que el gobernante apoyó el sábado a través de sus redes sociales, tan solo dos, Crivella y Wagner Sousa Gomes, en Fortaleza, alcanzaron la segunda vuelta en las municipales.

En un Brasil sacudido por la pandemia de Covid-19, que lo tiene como el segundo país más afectado a nivel global, y en medio de una profunda crisis económica, la mayoría de los brasileños parece aislarse del mandatario.

Bolsonaro queda vulnerable en la política interna de su país al no tener una bancada política que claramente lo respalde. El Partido Social Liberal (PSL), al que se unió para su campaña presidencial y con el que luego se peleó, no figuró en las principales contiendas del domingo, a pesar de haber surgido hace dos años para convertirse en el segundo más grande en el Congreso.

 

 

 

 

Fuente France24 con Reuters y EFE