La VoZ digital | Traficantes arrojan desde un muro fronterizo de EE. UU. a dos niñas migrantes

2021-04-01 | 21:25

VIOLENCIA

Traficantes arrojan desde un muro fronterizo de EE. UU. a dos niñas migrantes
103



  •  


Imagen ilustrativa. GENTILEZA Imagen ilustrativa. GENTILEZA
La Casa Blanca indicó este primero de abril que se encuentra “alarmada” por las imágenes difundidas el miércoles en las que se ve que dos niñas inmigrantes son arrojadas por un “coyote” desde un muro de más de cuatro metros de altura, en la frontera. Washington insiste en que este no es momento de llegar a su país sin una autorización y urgió a los padres a no poner en peligro a sus hijos al dejarlos en manos de traficantes, informó France24.

Las dos niñas, hermanas de 3 y 5 años de edad y de origen ecuatoriano, se encuentran fuera de peligro, pero funcionarios de la Casa Blanca calificaron el incidente de “espantoso” y “alarmante”.

En su rueda de prensa diaria, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, se refirió este jueves al vídeo publicado un día antes por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), por sus siglas en inglés.

"Cualquiera de nosotros que ha visto el vídeo está increíblemente alarmado por estas cosas que hacen los traficantes de personas", afirmó Psaki.

De acuerdo con las imágenes captadas por cámaras de seguridad, las menores fueron arrojadas una a una, desde una sección de las barras fronterizas que tienen 4,2 metros de altura. Un hombre es quien las tira al otro lado del muro y luego huye tras dejarlas en el lugar.

"Actualmente, estamos trabajando con nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley en México y estamos tratando de identificar a estos despiadados traficantes de personas para hacerlos responsables en la mayor medida de la ley", dijo Gloria Chávez la jefa de patrulla, en el sector de El Paso, que incluye partes de Texas y Nuevo México.

Según la Cancillería de Ecuador, las niñas "se encuentran fuera de peligro y recibiendo la atención necesaria". Al parecer resultaron ilesas de la caída y fueron dadas de alta en el hospital al que habían sido trasladadas para examinarlas. Posteriormente, fueron entregadas al Departamento de Salud que tratará de entregarlas a posibles familiares en Estados Unidos.

Washington aprovechó este caso para ratificar que la frontera se encuentra cerrada para quienes no cuenten con una autorización, por lo que ha instado en las últimas semanas a solicitar asilo desde los países de origen.

Asimismo, urgió a los padres de menores a no ponerlos en riego al enviarlos con traficantes de personas, conocidos como “coyotes”.

"Queremos enviar un mensaje claro a la región de que este no es el momento de venir, no deben enviar a sus hijos a este viaje tan traicionero, con traficantes que abusan de las vulnerabilidades de estas comunidades", agregó Psaki.

Este hecho se produjo en momentos en que la Administración de Joe Biden lidia con abrumador aumento de migrantes que llegan a la frontera, especialmente desde que él llegó a la Casa Blanca con un discurso más humano frente a la migración.

El arribo de extranjeros pasó de cerca de 7.000 en enero a alrededor de 19.000 en febrero, de acuerdo con datos del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE).

BIDEN FRENTE AL AUMENTO DE NIÑOS INMIGRANTES

El actual Gobierno lucha por encontrar espacios para albergar a cientos de niños y adolescentes que cruzan la frontera a diario. En algunos casos son hijos de padres a quienes se les negó la entrada a EE. UU., por lo que los han enviado solos, con la esperanza de que eventualmente los ubiquen con familiares que tienen en el país.

Como resultado, las instalaciones de detención están abarrotadas y las autoridades intentan encontrar más opciones de vivienda temporal.

Un documento interno de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza difundido en las últimas horas indicó que proyectan la llegada a la zona fronteriza de entre 159.000 y 184.000 niños no acompañados, en el año fiscal 2021, que comenzó el 1 de octubre de 2020.

Si la estimación es precisa, sería la cifra más alta en comparación con cualquier otro año registrado desde 2010, cuando CBP comenzó a realizar un seguimiento completo de las detenciones de niños no acompañados.

El pasado 5 de marzo, se divulgó que el Gobierno invalidó una política implantada en los últimos días del Gobierno del hoy expresidente Donald Trump que dificultaba a los niños inmigrantes obtener asilo en Estados Unidos.

La directriz anterior pedía a los agentes del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas revisar si quienes llegaron al país con estatus de menor no acompañado aún continuaban en el país. Pero la nueva orden les solicitó a los funcionarios “con vigencia inmediata” no tomar esa determinación para “prevenir la pérdida de las garantías procesales y legales creadas por el Congreso que fueron diseñadas para mantener seguros” a los niños inmigrantes no acompañados.

Por otra parte, un informe de la agencia AP publicó que las autoridades están liberando niños dentro del país sin ninguna notificación para comparecer ante tribunales de inmigración.

Señala que solo a algunos padres se les toma huellas dactilares, pero no quedaría registro sobre los niños. A su vez, los arribos de cientos de adultos no quedan documentados. Entre ellos docenas de adultos que fueron liberados, tras ser acogidos en la Iglesia Católica Our Lady of Guadalupe en la ciudad fronteriza de Mission en Texas.

Al mismo tiempo, el Gobierno habla de deportaciones y en las últimas semanas se han revelado imágenes de padres expulsados del país con sus hijos, lo que deja confundidos a algunos migrantes sobre los lineamientos con los que serían considerados para permanecer o no en Estados Unidos.

 

 

 

 

 

Fuente France24 / con AP y EFE