La VoZ digital | Cierre epidemiológico en dos penitenciarías y un centro educativo por casos de COVID-19

2021-04-03 | 14:48

Ministerio de Justicia

Cierre epidemiológico en dos penitenciarías y un centro educativo por casos de COVID-19
103



  •  


Gentileza. Gentileza.
Desde el Ministerio de Justicia informan que, tras detectarse casos positivos de coronavirus en los centros penitenciarios para mujeres Casa del Buen Pastor y Serafina Dávalos, y en el Centro Educativo Itauguá, se dispuso el cierre epidemiológico por un lapso de 30 días a fin de mitigar la expansión del virus.

La cartera de Estado a través de la Dirección de Salud Penitenciaria y de la Dirección de Salud Integral y Asuntos Sociales, dependiente del Servicio Nacional de Atención al Adolescente Infractor (SENAAI) ya activó el protocolo establecido de manera conjunta con el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, por lo que los casos confirmados y sospechosos se encuentran aislados del resto de la población.

Dentro del sistema penitenciario existe un total de 16 casos activos, de los cuales uno es del Buen Pastor, dos de la Penitenciaría Padre Juan Antonio de la Vega, dos de la Penitenciaría Regional de Ciudad del Este, cinco de la Penitenciaría Regional de Emboscada y seis del Centro Penitenciario para Mujeres Serafina Dávalos, de la ciudad de Coronel Oviedo.

COVID-19 en Centros Educativos

El Centro Educativo Sembrador de Villarrica también se encuentra con cierre epidemiológico, ya que en el lugar 27 adolescentes presentan síntomas leves de la enfermedad; también nueve funcionarios del lugar están con COVID-19, de los cuales dos están internados. Dentro del Centro Educativo Itauguá un adolescente y cuatro funcionarios dieron positivo a la enfermedad.

Según reportó la Dirección de Salud Integral y Asuntos Sociales también se registran casos activos de la enfermedad en funcionarios de los Centros Educativos de Ciudad del Este y La Esperanza; sin embargo, estos lugares no cuentan con cierre epidemiológico debido a que los funcionarios no llegaron a tener contacto con los adolescentes infractores de la Ley Penal.