La VoZ digital | Cerro estuvo a cinco minutos de un nuevo fracaso

2017-05-28 | 19:36

Hay jugadores, no hay equipo

Cerro estuvo a cinco minutos de un nuevo fracaso
103



  •  


Después de dos derrotas, llegó la victoria Después de dos derrotas, llegó la victoria
Cerro ganó a Sportivo Luqueño por una jugada inspirada

Esta era una prueba de fuego para Matosas, después de dos derrotas consecutivas, la última frente al eterno rival, que fue la más dolorosa.

El entrenador sabe que tiene a un sector de la afición en contra. Es por ello que apostó a un equipo con ambiciones ofensivas, con jugadores que también,muchos de ellos están cerca del limite de sus respectivos créditos. Y parecía que el juego pintaba diferente y a los seis minutos estallaron las gradas. A los 6 en una gran salida de contra de Cerro, Josué Colman habilitó al siempre inquieto Jorge Rojas que  sirvió  un centro para que Pablo Velázquez, de cabeza,. marque el primero.

Era gol para Cerro, pero gol principalmente para Velázquez que aún no ha podido redituar la inversión que se ha hecho por su fichaje. Era gol para Matosas, que sigue estrenando trajes.

Pero tras ese inicio ideal llegaba nuevamente  la sombra de una falta de conexión y el juego, ante un Luqueño que aportaba mucho para que el partido sea aburrido, cayó en una serie de impresiciones.

Estas impresiciones se tuvieron a lo largo de todo el primer tiempo y el segundo también. Era corta la ventaja y los jugadores luqueños apostaban mucho más al juego. En una de esas jugadas, cuando el partido expiraba la formula le surtió efecto a los de la ciudad de la musica y la filigrana. A los 82 minutos en una jugada abierta  Adrián Fernández habilitó  a Pablo Zeballos, quien con tiro colocado llegaba al empate.

Y todo parecía volver, pero la guapeada de un inspirado Rojas salvó la jornada para los de Barrio Obrero. Así Jorge Rojas, el movedizo Rojitas, arrancó desde la media cancha y dejando un jugador tras otro detrás, sirviendose de una pared y de un rebote concedido por un rival entró con pelota dominada por el centro del área, con un sutil toque hizo dormir a Tobias Vargas y mandó a la sagrada dentro del arco luqueño 

La victoria trajo alivio, pero aún existe un mal sabor de boca, sobran jugadores pero falta equipo.

Desde la Tribuna al menos uno asi lo vio