La VoZ digital | Horas de agonía, remedios contraindicados y médicos temerarios: así dejaron morir a Maradona

2021-05-01 | 15:56

El 10

Horas de agonía, remedios contraindicados y médicos temerarios: así dejaron morir a Maradona
103



  •  


Gentileza Gentileza
La contundencia de las conclusiones de la junta médica que examinó los pormenores de la causa Maradona durante más de un mes no da lugar a dudas: a Diego lo dejaron morir. En las 70 fojas que fueron presentadas hoy, los once peritos oficiales designados por la Fiscalía General de San Isidro dejan en claro que tanto Leopoldo Luque como Agustina Cosachov, entre otros, ignoraron los avisos que daba el cuerpo del Diez en las horas previas al fallecimiento, lo llevaron a una internación domiciliaria deficitaria, no controlaron sus dolencias cardiacas y hasta le dieron medicamentos que estaban contraindicados. El vuelco en el expediente a raíz de estos resultados es inminente y una pregunta sobrevuela la causa: ¿Por qué nadie hizo nada para salvar al mejor futbolista de la historia?.

El documento, que lleva la firma de especialistas de distintas ramas de la medicina y la psiquiatría, aborda varios puntos de la investigación pero en algunos hace especial hincapié. Los peritos señalan, en más de una oportunidad, que el cuerpo de Diego Maradona dio sobradas señales de que algo no andaba bien los días anteriores a su muerte y son puntillosos al aclarar que esas señales fueron desoídas sistemáticamente por Leopoldo Luque. El ejemplo más claro es la hinchazón del cuerpo de Diego, advertida por al menos 5 personas que vieron al Diez en esos días de noviembre.

En relación a esto, en una de las preguntas a la junta médica los fiscales buscan saber si los médicos debieron haber hecho algo ante los reiterados avisos de que Maradona estaba hinchado, había cambiado su timbre de voz y producía ronquidos extraños al dormir. La respuesta es clara: “Si. Resulta dable afirmar que exigía, en el caso de advertirlo, una tratamiento adecuado con la medicación correcta y probablemente decidir una nueva internación en un Centro de Salud con la complejidad indicada para este paciente. Estos signos fueron informados al personal médico a cargo, quienes no tomaron conducta alguna, a expensas de que debieron ser considerados como signos de alarma”.

El expediente judicial que ya lleva 23 cuerpos de 400 fojas cada uno desborda de ejemplos de avisos que fueron desoídos. Uno de ellos fue el 17 de noviembre, ocho días antes de la muerte de Diego. Fue el propio Maxi Pomargo, asistente del Diez y cuñado de Matías Morla, que esa mañana le mandó un audio al doctor Luque comentándole sobre un notable estado de hinchazón de Maradona: “Doc, buen día, ahí lo despertamos para darle la medicación.

Estaba bien. Bueno las tomó, dijo ´sigo descansando un poquito más´. Está bastante hinchada la cara. Acá Taffa dice que es retención de líquidos. Estaba bastante inflamada la cara, o sea hinchada, y con retención”. ¿Qué hizo Luque al recibir este tipo de advertencias que para los peritos de la junta médica eran claros signos de que las cosas se estaban complicando?. Según consta en los chats y audios que figuran en el expediente y que Infobae conoció de manera completa a veces sugería que simplemente le den espacio y en otras oportunidades directamente ignoraba la advertencia.

Otro de los ejes más importantes que señala la junta médica es precisamente algo conocido por la mayoría de los argentinos, pero sorpresivamente pasado por alto por el propio equipo médico de Maradona: su patología cardíaca preexistente. Los peritos oficiales la definen, tal como expresa el documento, como una “Historia de insuficiencia cardiaca congestiva y cardiopatía crónica”.

Además, señalan que no se llevó adelante un seguimiento con controles y estudios cardiológicos adecuados, más aún con la medicación que se le había indicado por su abstinencia y dependencia alcohólica. Asimismo sostienen que nunca se debió haber suspendido el suministro de medicamentos para su condición cardiaca.

Otro de los ejes más importantes que señala la junta médica es precisamente algo conocido por la mayoría de los argentinos, pero sorpresivamente pasado por alto por el propio equipo médico de Maradona: su patología cardíaca preexistente. Los peritos oficiales la definen, tal como expresa el documento, como una “Historia de insuficiencia cardiaca congestiva y cardiopatía crónica”.

Además, señalan que no se llevó adelante un seguimiento con controles y estudios cardiológicos adecuados, más aún con la medicación que se le había indicado por su abstinencia y dependencia alcohólica. Asimismo sostienen que nunca se debió haber suspendido el suministro de medicamentos para su condición cardiaca.

 

 

infobae