La VoZ digital | Guillermo Lasso juró como nuevo presidente de Ecuador y prometió el fin del caudillismo

2021-05-24 | 19:51

POLÍTICA INTERNACIONAL

Guillermo Lasso juró como nuevo presidente de Ecuador y prometió el fin del caudillismo
103



  •  


El empresario Guillermo Lasso juró como nuevo presidente de Ecuador. GENTILEZA El empresario Guillermo Lasso juró como nuevo presidente de Ecuador. GENTILEZA
Durante su ceremonia de posesión, el nuevo mandatario ecuatoriano culpó a sus antecesores de dejar Ecuador empobrecido y con varias deudas. Lasso dijo que, con su Gobierno, vuelve el republicanismo y se termina la "era de los caudillos". France 24 destacó además que el empresario centroderechista prometió que diseñará el “camino hacía el Ecuador de los encuentros”.

Guillermo Lasso juró como nuevo presidente de Ecuador este 24 de mayo en una ceremonia en la Asamblea Nacional de Quito a la que asistieron varios mandatarios de la región y altos representantes de los países aliados, así como los principales líderes de la política ecuatoriana.

El político de centroderecha fue juramentado por la presidenta de la Asamblea Nacional, Guadalupe Llori, la primera mujer indígena en ocupar este cargo, que le impuso la banda presidencial. Lasso, que ganó en segunda vuelta las elecciones presidenciales, dedicó una buena parte de su discurso a identificar los problemas que recibe y las posibles soluciones para "recuperar el alma democrática" del país.

El exbanquero y reconocido empresario invitó a los ecuatorianos a pensar en por qué Ecuador sigue sufriendo pobreza y hambre si Ecuador goza de una amplia riqueza. Renglón seguido, se respondió culpando a los anteriores gobernantes que tomaron tintes "caudillistas", por lo que prometió que "gobernará para todos" y que una de sus misiones será terminar con las "lacerantes desigualdades entre el mundo rural y el urbano".

Imagen

Lasso recordó que no vino a "saciar el hambre de unos pocos sino de muchos" y que con su llegada al poder se acaba la "persecución política". Además, se comprometió a poner fin a "más de 10 años de autoritarismo y de intentos por instaurar un régimen perpetuo", en una clara alusión a su rival político, el expresidente Rafael Correa.

ECUADOR DE LOS ENCUENTROS

El nuevo presidente enfatizó en su discurso que su Administración diseñará el “camino hacía el Ecuador de los encuentros”, añadiendo que “las causas” de su Gobierno serán “las causas del pueblo”. Prometió que sus acciones serán “dirigidas por un estado eficiente para la erradicación del hambre, de la enfermedad, de la falta de educación y del abandono”; proclamando que la capacidad del estado será maximizada para “servir a los más pobres”.

En una mención al expresidente del Ecuador, Jaime Roldós Aguilera (1979-1981), Lasso también subrayó los problemas enfrentados por las comunidades rurales que sufren la escasez de varios servicios básicos como el agua potable. El presidente que ha devuelto el Ecuador a la derecha después de la era socialista del presidente Rafael Correa prometió retomar la promesa de Roldós: “Agua para el pueblo”. “Y no solo agua” añadió, “pero también infraestructura esenciales”.

El nuevo presidente aseguró que su Gobierno trabajará hacia “un país más justo con las mujeres, más responsable con la naturaleza, y más equitativo con los más necesitados”.

Lasso afirmó que el “Ecuador de los encuentros” será el de la lucha por la igualdad de género. Insistió en que este tema es un problema nacional y que debería ser abordado por el Gobierno. “Cuando el desempleo afecta más a la mujer que al hombre, cuando la mujer ecuatoriana gana menos por el mismo trabajo, se produce una inequidad que desgarra el tejido social” dijo, recordando que los derechos de las mujeres son derechos humanos y asegurando que todas las políticas necesarias serán puestas en marcha para garantizarlos.

EL RETO 

Uno de los desafíos más importantes que esperan al nuevo Gobierno ecuatoriano es el de la reactivación económica. El país está en efecto golpeado por una crisis económica y enfrenta un profundo endeudamiento heredado del Ejecutivo de Rafael Correa y agudizado por la pandemia bajo el Gobierno de Lenín Moreno. Actualmente,el 60 % de los ecuatorianos se encuentra desempleado. En medio de este panorama, Lasso deberá renegociar la deuda pública y buscar la confianza para la inversión en su país.

El nuevo presidente convocó a “quienes dentro del Ecuador tienen la capacidad para emprender y crear empleo, a iniciar sin miedo la reactivación económica”. “Aquí está la oportunidad esperada para poner sus recursos al servicio de la sociedad ecuatoriana” dijo.

Lasso concluyó su discurso de investidura declarando que el país suramericano abre sus puertas al comercio mundial y que a través de su Gobierno buscará estar presente “en el menor tiempo posible” en la Alianza del Pacifico como un socio de pleno derecho”. “Nos insertamos plenamente en el mundo para buscar un comercio libre y justo” dijo.

Imagen

A los 65 años, el nuevo mandatario ecuatoriano llegó al poder el pasado 11 de abril tras vencer al candidato correísta Andrés Arauz. Accede a la presidencia después de dos derrotas en el 2013 y 2017 frente al movimiento de Rafael Correa. 

En una entrevista con France 24, el politólogo Simón Pachano declaró que “el camino hacia la normalidad será muy difícil para un Gobierno como el de Guillermo Lasso porque ese camino requiere de la comprensión y del apoyo de otros actores políticos”. Según el politólogo, el Ejecutivo deberá buscar consensos para impulsar un gran acuerdo nacional, “por lo menos en los dos primeros años de Gobierno que serán los más difíciles” aclaró.

 

 

 

 

 

Fuente: France24 -con EFE