La VoZ digital | G7 promete mil millones de vacunas contra el Covid-19 para el mundo

2021-06-13 | 11:02

LUCHA POR LAS VACUNAS

G7 promete mil millones de vacunas contra el Covid-19 para el mundo
103



  •  


Imagen ilustrativa. GENTILEZA Imagen ilustrativa. GENTILEZA
Finalizó la cumbre del G7 con un compromiso de mil millones de vacunas contra el Covid-19, destacó France24. El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, aseguró que los siete países del grupo le darán esa cantidad de inoculaciones al proyecto COVAX, liderado por la ONU, hasta finales del año 2022 para distribuirlas en los países en desarrollo. Otras de las conclusiones de la cumbre están relacionadas con el cambio climático y con las relaciones de Occidente con China.

Este domingo 13 de junio terminó la reunión del G7, la primera que los líderes de esas naciones han tenido de manera presencial desde que empezó la pandemia del Covid-19. Los países del grupo son Alemania, Italia, Francia, Estados Unidos, Canadá, Japón y Reino Unido. Y según Johnson, todos ellos se comprometieron a enviar mil millones de vacunas contra el Covid-19 al mecanismo de COVAX. 

“Me complace anunciar que este fin de semana los líderes se comprometieron con mil millones de dosis, un gran paso hacia la vacunación del mundo”, indicó el primer ministro británico. Johnson no precisó cómo aportarán esas vacunas y solo indicó que esto podría ser "directamente o mediante financiación del COVAX".

Pero el mandatario fue más tajante cuando le preguntaron sobre la liberación de las patentes de la vacuna contra el Covid-19. Este es un debate que está en el panorama mundial pues la liberación de los derechos de propiedad intelectual le permitiría a los laboratorios de otros países que no tienen tantas vacunas recrearlas y producirlas con mayor rapidez. Sin embargo, Johnson dijo que no considera viable liberar las patentes pues el compromiso que ya tienen algunos fabricantes como AstraZeneca es venderlas a costo, sin obtener ganancias. 

Esto riñe con la postura de Estados Unidos. El Gobierno de Joe Biden ya había pedido a principios de mayo que las farmacéuticas cedieran sus derechos de propiedad intelectual para poder acabar con la pandemia.  

Otra de las diferencias que se evidenciaron en las ruedas de prensa que dieron los mandatarios de manera individual fue sobre el origen del Covid-19. Johnson, por ejemplo, habló de una enfermedad zoonótica, reforzando la hipótesis de que surgió por un virus transmitido de un animal hacia un humano. Sin embargo, el primer ministro indicó que todavía no tenían mucha información para probar cómo surgió este coronavirus. 

En cambio, el presidente Biden enfatizó en que todavía la inteligencia estadounidense no tiene certeza de si la enfermedad “fue o no consecuencia de lo que ocurrió en un mercado, con un murciélago” o si surgió por “un experimento que salió mal en un laboratorio”. 

Además, señaló que China “debe empezar a actuar con transparencia”, en referencia a que los expertos de la OMS que indagaron sobre el origen del Covid-19 no tuvieron acceso total a los laboratorios chinos y a la información disponible.

Los periodistas cuestionaron a Johnson por la responsabilidad que tienen las potencias en la lenta distribución de vacunas en muchos de países, principalmente en desarrollo. “Creo que estamos produciendo vacunas lo más rápido que podemos, pero podemos hacer más”, respondió el primer ministro.

El grupo de las siete naciones precisó que para terminar con la pandemia es necesario que el 60% de la población mundial esté vacunada para finales del 2022. 

El G7 acuerda un marco para prevenir futuras pandemias

Johnson indicó que los países “deben” trabajar juntos para evitar la “devastación” y, en esa medida, es que el G7 se trazó un acuerdo para prevenir pandemias futuras. El mandatario habló de implementar un “radar global” que “esté dispuesto a descubrir enfermedades antes de que se diseminen”.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, explicó que el sistema todavía está en construcción, pero que la idea es que exista un marco que permita prevenir una pandemia "antes de que se salga de control". 

Parte de ese acuerdo incluye fortalecer las capacidades de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La intención es que los inspectores de este organismo tengan “poderes similares” a los que tienen los auditores del Organismo Internacional de Energía Atómica (IAEA, por sus siglas en inglés). “Debemos asegurarnos de que los inspectores de la OMS puedan ir a una zona a determinar de manera independiente qué está sucediendo. Tenemos la esperanza de que en el futuro, mucha de esta oscuridad sea disipada”, precisó Johnson. 

Según el primer ministro, esto contribuiría a que la OMS pueda investigar qué está sucediendo con las enfermedades a lo largo del mundo para poder tomar medidas y así prevenir una futura pandemia. 

Además, el comunicado del G7 señala que la intención es aumentar la capacidad de los laboratorios del mundo, mejorar los sistemas de alerta temprana y recortar el ciclo del desarrollo de vacunas, tratamientos y pruebas para que este pase de 300 a 100 días. 

 

 

 

 

 

Fuente France24