La VoZ digital | Necropsia confirmó que el cuerpo hallado ayer pertenece a Analía Rodas

2021-06-15 | 15:02

JOVEN DESAPARECIDA

Necropsia confirmó que el cuerpo hallado ayer pertenece a Analía Rodas
103



  •  


Imagen ilustrativa. GENTILEZA Imagen ilustrativa. GENTILEZA
El doctor Pablo Lemir dio detalles tras el trabajo técnico forense realizado en la Morgue Judicial del Ministerio Público. En primer lugar se confirmó la identidad de la víctima, indicando que efectivamente se trata de la joven desaparecida en San Antonio y que todo el tiempo estuvo enterrada en la casa de su hermano. El médico mencionó que la causa de la muerte fue por traumatismo craneoencefálico.

El director de la Dirección de Medicina Legal del Ministerio Público, Dr. Pablo Lemir llevó adelante este martes la necropsia practicada al cuerpo que fue encontrado ayer en la ciudad de San Antonio, en el marco de la investigación de la desaparición de la joven Analía Rodas.

El procedimiento confirmó que los restos corresponden a la joven. Además, se pudo precisar que la muerte fue causada por Traumatismo Craneoencefálico producido con un objeto sin filo y la presencia de una contusión en el hombro izquierdo. Sin embargo, no fueron hallados indicios del uso de arma de fuego, ni arma blanca, ni fueron encontradas quemaduras en el cuerpo de la mujer.

El Dr. Lemir refirió, “estuvimos trabajando en el cuerpo de la fallecida con un equipo multidisciplinario del que formó parte la odontóloga forense, el antropólogo forense, el patólogo y especialistas de Medicina Legal del Ministerio Público. A través de las características odontológicas y de las señas particulares, me refiero específicamente a los tatuajes, podemos confirmar que el cuerpo pertenece a la mujer desaparecida”.

Siguió explicando, “se trata de un cadáver que tiene un tipo de putrefacción llamado adipocira que es un fenómeno al que le llamamos tanato conservador porque conserva ciertas características del cuerpo, donde la grasa se convierte en cera y le da una coloración blanquecina al cuerpo que, para las personas que no manejan estos conceptos podrían pensar que le fue echado cal u otra sustancia encima. Este tipo de putrefacción se produce en ambientes con falta de aire. Otro dato importante es que no encontramos fauna cadavérica que hayan podido provocar alteraciones en la putrefacción lo que nos permitió tener los tatuajes visibles para poder hacer el reconocimiento, además del trabajo de odontología”.

Sobre la causa de la muerte manifestó, “hemos encontrado lesiones, específicamente lesiones contusas una en el hombro izquierdo y otra que abarca gran parte del cráneo, que se tradujo en una hemorragia cerebral la cual fue la causa de la muerte (traumatismo craneoencefálico). No hemos encontrado, ni en las ropas ni en las partes conservadas de piel, signos de heridas de arma blanca o de fuego. Tampoco se ha encontrado ni en la piel, ni en la sábana en la que fue envuelta algún indicio de quemadura”.

“La data de muerte, según indica la adipocira, es de un mínimo de 5 meses. Creemos que el enterramiento se produjo inmediatamente después de la muerte por ello no encontramos fauna cadavérica. Es difícil determinar el tipo de elemento utilizado pero cuando hablamos de elementos contundentes se entiende que es un elemento sólido sin filo. Los trabajos continuarán por parte de los especialistas del Departamento de Criminalística”, finalizó.

La causa es investigada por el equipo de trabajo conformado por las agentes fiscales Laura Ávalos, Gladys González y la especializada en Trata de Personas, Carina Sánchez.