La VoZ digital | El tapabocas y la distancia social, dos poderosas herramientas que ayudan a evitar mutaciones del SARS-CoV-2, según nuevo estudio

2021-08-02 | 06:46

Coronavirus

El tapabocas y la distancia social, dos poderosas herramientas que ayudan a evitar mutaciones del SARS-CoV-2, según nuevo estudio
103



  •  


Gentileza. Gentileza.
Científicos de Austria y Suiza concluyeron que las medidas “no farmacéuticas”, junto con la vacunación, evitan la generación de variantes resistentes como la Delta. Abandonar prematuramente esas precauciones hace que la probabilidad de aparición de una cepa aumente en forma considerable

El avance de los contagios de COVID-19 en el mundo crea un caldo de cultivo para que se produzcan nuevas mutaciones del virus SARS-CoV-2, han advertido los científicos.

También han coincidido en que la vacunación masiva es la mejor defensa para contener los contagios cualquiera sea la cepa. Pero un nuevo estudio publicado hoy en Scientific Report en base a proyecciones matemáticas advirtió sobre la necesidad de complementar las vacunas con otras acciones preventivas, ya que, al producirse una relajación en las medidas “no farmacéuticas”, como el uso de tapaboca y el distanciamiento social, en momentos en que una gran cantidad de personas ya han sido vacunadas “la probabilidad de aparición de una cepa resistente aumentó considerablemente”, aseguró. “Como se esperaba, encontramos que una tasa rápida de vacunación disminuye la probabilidad de aparición de una cepa resistente.

Contrariamente a la intuición, cuando se produjo una relajación de las intervenciones no farmacéuticas en un momento en que la mayoría de las personas de la población ya habían sido vacunadas, la probabilidad de aparición de una cepa resistente aumentó considerablemente”, dijeron los autores del estudio firmado, entre otros por Simón A.Rella, del Instituto de Ciencia y Tecnología de Austria, junto a Emmanouil T. Dermitzakis, del Departamento de Medicina Genética y Desarrollo, Facultad de Medicina de la Universidad de Ginebra, Suiza.

“Nuestros resultados sugieren que los formuladores de políticas y las personas deberían considerar mantener intervenciones no farmacéuticas y comportamientos de reducción de la transmisión durante todo el período de vacunación. cuando se produjo una relajación de las intervenciones no farmacéuticas en un momento en que la mayoría de los individuos de la población ya habían sido vacunados, la probabilidad de aparición de una cepa resistente aumentó considerablemente”, insistieron los autores del estudio de proyección.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), revisaron esta semana sus directrices para el uso de mascarillas en interiores con el fin de ayudar a frenar la propagación del COVID-19. El cambio está siendo implementado dos meses después de que la agencia relajó su recomendación de uso de mascarillas, declarando que la gente completamente vacunada ya no tenía que portarlas en espacios públicos cerrados.

Desde entonces, la agencia también señaló que los adultos y adolescentes vacunados ya no necesitaban usar mascarillas en campamentos de verano y escuelas.

 

 

infobae