La VoZ digital | Biden calificó de "éxito" la evacuación de Afganistán y defendió el retiro de tropas

2021-08-31 | 19:38

ORIENTE MEDIO

Biden calificó de "éxito" la evacuación de Afganistán y defendió el retiro de tropas
103



  •  


Imagen ilustrativa. GENTILEZA Imagen ilustrativa. GENTILEZA
Un día después de que Estados Unidos anunciara oficialmente su salida de Afganistán luego de casi 20 años de guerra, el presidente elogió las tareas de evacuación, en medio de las críticas por el caos en el aeropuerto de Kabul. El mandatario remarcó que Washington se enfrentaba a una disyuntiva de "retirarse o aumentar" la presencia militar y sostuvo que "no quería extender una guerra eterna".

Casi 20 años después, Estados Unidos abandonó Afganistán, poniendo fin a su guerra más larga. Una evacuación que dejó imágenes caóticas y desesperantes en el aeropuerto de Kabul, pero que para el presidente Joe Biden puede ser catalogada de "éxito extraordinario".

En una alocución en la Casa Blanca, el mandatario demócrata destacó la operación que después de 17 días se saldó con el traslado de 120.000 personas, entre las que se incluyen ciudadanos estadounidenses, extranjeros y afganos que colaboraron con Estados Unidos.

"El extraordinario éxito de esta misión se debió a la increíble habilidad, valentía y coraje desinteresados del ejército de los Estados Unidos y de nuestros diplomáticos y profesionales de inteligencia", indicó Biden, cuyo manejo de la evacuación le ha valido críticas tanto de la oposición republicana como de algunos demócratas.

Pero el mandatario rechazó los cuestionamientos, alegando que "no hay manera de acabar con una guerra" y llevar adelante una misión de esa magnitud "sin el tipo de complejidades, desafíos y amenazas" que se presentaron.

 

"Ahora algunos dicen que deberíamos haber comenzado las evacuaciones masivas antes y que podríamos haberlo hecho de una manera más ordenada. Respetuosamente no estoy de acuerdo", añadió, a la vez que defendió que, aún iniciando los rescates en junio o julio, "habría habido prisa hacia el aeropuerto".

Al mismo tiempo, subrayó que "desde marzo, nos comunicamos 19 veces con los estadounidenses en Afganistán, con múltiples advertencias y ofrecimientos para ayudarlos a salir" del país. Según Biden, unas 5.500 personas que primero optaron por quedarse, cambiaron de opinión y fueron identificadas y evacuadas.

Además, frente al pedido de varios legisladores de extender la evacuación más allá del 31 de agosto, Biden remarcó que "no era una fecha límite arbitraria", sino una "diseñada para salvar vidas". "Asumo la responsabilidad de la decisión (...) No quería extender una guerra eterna", justificó.

No obstante esto, el presidente estadounidense afirmó que fueron trasladados "el 90% de los estadounidenses que querían irse" y comentó que hay entre 100 y 200 personas que no pudieron ser evacuadas antes del cierre del puente aéreo el lunes. A ellos les prometió que su administración seguiría trabajando para darles una salida.

Desde el rápido avance talibán hacia Kabul y la posterior toma del poder, la salida de Estados Unidos de Afganistán dejó imágenes de desesperación y caos, con ciudadanos afganos que intentaron abandonar su país.

En medio de la frenética retirada, Estados Unidos sufrió su último golpe en Afganistán, con un atentado reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI) en una puerta del aeropuerto de Kabul el jueves 26 de agosto, que provocó al menos 170 muertos, entre ellos 13 soldados estadounidenses. Ese fue el ataque más mortífero contra las tropas del país norteamericano en Afganistán desde 2011.

Biden declara "el fin de una era" de misiones de Estados Unidos para "reconstruir otros países"

La guerra de casi 20 años en Afganistán causó un alto costo a Estados Unidos. Más de 2.400 muertes de militares estadounidenses, miles de heridos y aproximadamente 2,3 billones de dólares gastados en una misión que acaba donde comenzó: con los talibanes en el poder.

Por eso, Biden remarcó en su discurso que "era hora de volver a ser honesto con el pueblo estadounidense" y afirmó que "ya no teníamos un propósito claro" en Afganistán.

Como en otras ocasiones, y como había prometido en la campaña, el presidente estadounidense aseguró que su decisión buscaba evitar enviar a otra generación de hombres y mujeres jóvenes "a pelear una guerra que debería haber terminado hace mucho tiempo".

Pero en su alocución fue más allá y señaló que su postura "no se trata solo de Afganistán", sino de "poner fin a una era de importantes operaciones militares para reconstruir otros países".

En esa línea, recordó que la presencia en Afganistán comenzó como "una misión de contraterrorismo" y que luego se buscó "la construcción de una nación, tratando de crear un Afganistán democrático, cohesivo y unido, algo que nunca se había hecho durante muchos siglos" en la historia de ese país.

Con este contexto, Biden consideró que Estados Unidos debe abandonar "esa mentalidad y ese tipo de despliegue de tropas a gran escala" y que el cambio de postura "nos hará más fuertes, más efectivos y más seguros en casa".

Para matizar la apresurada salida de Estados Unidos de Afganistán, Biden también apuntó a otros culpables: al derrocado gobierno afgano, por su debilidad; y al expresidente Donald Trump, quien firmó el acuerdo con los talibanes, el cual permitió "la liberación de 5.000 prisioneros el años pasado", incluidos algunos que, según Biden, hoy son "los principales comandantes de guerra" del grupo.

"Cuando asumí el cargo, los talibanes se encontraban en su posición militar más fuerte desde 2001, controlando o disputando casi la mitad del país", disparó.

La amenaza al Estado Islámico-K: "No hemos terminado con ustedes"

En el medio de la evacuación, una nueva amenaza encontró su plataforma para exhibirse: el Estado Islámico-Khorasan (EI-K), la filial del grupo extremista que opera en Afganistán. Esa rama se adjudicó el atentado que causó la muerte de al menos 170 personas, incluyendo a 13 soldados estadounidenses.

Si bien desde entonces, Estados Unidos atacó varias posiciones de esa formación yihadista, Biden lanzó una advertencia directa: "EI-K, aún no hemos terminado con ustedes".

En su discurso, el mandatario estadounidense prometió una "estrategia dura, implacable, dirigida y precisa" como represalia por el ataque del jueves 26 de agosto en el aeropuerto de Kabul. "La amenaza del terrorismo continúa, pero ha cambiado. Nuestra estrategia también debe cambiar", subrayó.

Biden, además, recordó a los soldados que murieron en ese atentado: "Les debemos a ellos y a sus familias una deuda de gratitud que nunca podremos pagar, pero que nunca, jamás, jamás deberíamos olvidar".

 

 

 

Fuente France24