La VoZ digital | Por qué es más difícil bajar de peso ahora que antes

2015-10-05 | 10:00

Era más fácil mantenerse en forma que ahora

Por qué es más difícil bajar de peso ahora que antes
103



  •  


Con la misma dieta y la misma cantidad de ejercicio, hace treinta años era más fácil mantenerse en forma que hoy. Una de las autoras del estudio que lo prueba habló con Infobae, en una nota de Gabriela Esquivada.

Los adultos de hoy tienen que esforzarse más que aquellos de hace treinta años para mantener el mismo peso, aun si comen lo mismo (no sólo la misma cantidad de calorías: también la misma distribución de proteínas, grasas e hidratos de carbono) y realizan la misma cantidad de ejercicio. La publicación académica Obesity Reasearch & Clinical Practice divulgó el estudio de un grupo de investigadores de la Universidad de York en Toronto, Canadá, que lo prueba.

"Además de la dieta, otros factores pueden colaborar con el aumento del índice de masa corporal (IMC) a lo largo del tiempo", se lee en las conclusiones de "Secular differences in the association between caloric intake, macronutrient intake, and physical activity with obesity" ("Diferencias seculares en la asociación entre ingestión calórica y de macronutrientes y actividad física con la obesidad").

El estudio estableció que entre 1971 y 2008 hubo un aumento de entre el 10% y el 14% en la ingesta calórica y de carbohidratos, mientras que la de grasas y proteínas decreció entre un 5% y un 9 por ciento. Pero más allá de la generalidad, el estudio comparó que a idéntica cantidad de calorías y macronutrientes (misma proporción de carbohidratos, grasas y proteínas) e idéntica actividad física, entre 1988 y 2006 el IMC aumentó en 2,3 kg por m2.

"Hay varios elementos en los estudios académicos que han mostrado que promueven el aumento de peso con independencia del aumento del consumo dietario y mejoran la capacidad de guardar grasas de cuerpo", dijo a Infobae Jennifer L. Kuk, profesora de la Facultad de Salud de la Universidad de York, en Toronto, Canadá, coautora del estudio. A partir de esa pista, los investigadores encontraron que en el nuevo milenio es más difícil mantener el peso que hace 30 años.

"El aumento de la obesidad a lo largo del tiempo se había visto en ratas de laboratorio genéticamente idénticas a las de décadas atrás, alimentadas con la misma dieta y sometidas al mismo ejercicio. El aumento en el peso corporal se ha visto también en animales salvajes, primates del zoológico y en mascotas", agregó.

Los autores analizaron la información sobre dieta de 36.400 estadounidenses entre 1971 y 2008 y la información sobre actividad física 14.416 entre 1988 y 2006. Al relacionar los datos, descubrieron que una persona que en 1988 consumiera lo mismo y realizara la misma actividad física que una de en 2006, tendría un índice de masa corporal inferior en 2,3 puntos.

En algún momento del camino al nuevo milenio, las condiciones de vida se alteraron de tal modo que el cuerpo humano en los países desarrollados (y acaso en los demás) es hoy un 10% más pesado que hace 30 años. El hallazgo revela que la epidemia de obesidad en lugares como los Estados Unidos van más allá del problema de la dieta y el ejercicio, aunque siguen siendo los factores centrales.